Descubriendo los misterios de Stonehenge

Visita a una de las grandes maravillas del mundo.

     Los misterios de una de las grandes maravillas del mundo están aún por descubrirse. La enigmática y bien formada estructura monolítica de Stonehenge, es solo la cabeza de una serie de estructuras de piedras gigantes que pueden ser observadas alrededor del planeta. Estos megalitos forman estructuras prehistóricas astrológicamente colocadas con impresionantes métodos de construcción, en suelo británico, en Rusia o en Islandia, los círculos megalíticos parecen ser la matriz de culto de las más ancestrales civilizaciones.

Partimos temprano por la mañana de la London Victoria Coach Station hacia la pequeña ciudad de Salisbury y partir de ahí hacia uno de los monumentos icónicos culturales de Inglaterra, Stonhenge en Whitshire Inglaterra,  círculo de piedras en pie arregladas de forma circular que pesan hasta 25 toneladas, aun hoy día se desconoce la finalidad de quienes  construyeron estos terraplenes hace ya más de 3000 años antes de Jesús el Cristo.

Aún y cuando este monumento histórico de la humanidad está protegido por la legislación de la UNESCO desde 1882, sus misterios están aún pendientes de develarse… llegamos tras dos horas de camino en autobús desde Londres hasta Southampton, observando la campiña británica bajo un cielo gris plateado de la tarde primaveral, se siente ya en el camino la intensidad de la experiencia. estamos a punto de sentir la densidad de un sitio inolvidable.

Su nombre data del neolítico o la edad de bronce Stonehenge (piedra ondulante) asociado al arte de la hipnosis que practicaban los Gigantes atlantes… los primeros investigadores se atrevieron a decir que el lugar era un cementerio donde se cremaban seres humanos, pero para los esoterístas alternativos representa muchas maravillosas cosas, ya que se estima fue construido en etapas de hasta 1500 años durando todo el proceso más de 6500 años.

Pagamos el boleto en la entrada de la zona arqueológica, de inmediato noto que el cielo cambia de colores y tonos, llegó al monumento principal conocido como “First Monument”, las piedras parecen hablarme, me magnetizan, hay pocos turistas unos 3 o 4 y yo, así que siento de lleno la potencia del complejo cuyo diámetro es de unos 110 metros, con dos entradas, imagino ver los rituales Druidas con Bueyes y Venados, hay fogatas por todos lados, es un templo observatorio astrológico, donde los discípulos Celtas llegaban desde Galía España y de toda Bretaña a recibir iniciaciones trascendentales para convertirse en sacerdotes de misterios mayores.

Sigo caminando en círculo acercándome a la valla que protege el impotente monumento del profano, me dejo llevar por la imaginación lúcida que se activa inmediatamente al llegar… Los Celtas aquí desarrollaron sistemas de conocimiento del ser, de las estrellas, los árboles eran sagrados, conocían los mundos de los elementales y elaboraban Horóscopos muy avanzados, estudiando la transmigración de las almas después de la muerte.

Me concentro en el llamado “Templo central”, que según el investigador inglés de la universidad de Cardiff R. J. Atkingson Stonhenge y los sitios cercanos fueron laboratorios druidas desde donde se estudiaba la naturaleza desde hace más de 4000 A. C. algunos dicen que 7000 mil años, nos situamos en tiempos en donde los Celtas dominaban lo que hoy conocemos como “Mundo moderno” en Europa, aquí esta este personaje mítico “Ram el Celta” cuya historia es una mezcla de persecuciones religiosas en Asia y África.

Ahora me pregunto cuál sería el propósito real del monolito, he dado vuelta por el círculo casi por tres horas a veces, me detengo y me siento en posición de flor de loto,para observar las piedras, de pronto me viene a la mente el recuerdo de “Las piedras parlantes“, en el poema atribuido a Orfeo las piedras son divididas en Ophites o Siderita, las piedras son oráculos pensé, Elías recibe sonidos de ellas, la piedra de Westminster, por ejemplo conocida como Lia Fáil, hablaba para dar a conocer al nuevo Rey…

Las piedras parecen inanimadas, logró detener mis pensamientos, las miro fijamente, estas piedras monstruosas de Stonehenge, algunas se mueven ante mí,  oigo un silbido agudo pero constante que me habla, parece que quieren bailar para mi, tienen ahora un hermoso equilibrio, parecen tocar apenas el suelo, son tan gentiles las rocas, según por que dicen aquí en Salisbury que ellas reaccionan dependiendo que tipo de ser humano se acerca a ellas, ante los hombres de buena voluntad se dejan mover con tan solo un dedo, pero ante los malvados ni doscientos de ellos pueden moverlas con todas sus fuerzas…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here