RECOMENDACIONES PARA PADRES DE FAMILIA

Lo más seguro es que en algún momento, tus hijos adolescentes tendrán que enfrentar la decisión de no consumir algún tipo de droga. A veces resulta difícil decir que no cuando les ofrecen. Practica algunas formas de decir !NO! con ellos, así se sentirán más cómodos si la situación se presenta.

1.Mantente informado sobre las drogas: Si te mantienes informado sobre los efectos y consecuencias de las drogas, puedes platicar con tus hijos y hacer énfasis en esta información, ofreciéndoles un conocimiento más detallado que les permitirá reflexionar sobre las consecuencias de su consumo, ya que casi siempre cuentan con información general (“las drogas son malas y perjudiciales para nuestra salud”), que no conduce a una reflexión.

2. No fuerces el diálogo: Forzar el diálogo con preguntas directas puede ser contraproducente, si tus hijos no quieren hablar, no hablarán. Que no hablen no quiere decir que tengan algo que ocultar o que estén consumiendo tabaco, alcohol u otras drogas.

3. Sé constante en el tema de las drogas: Si al principio no puedes abrir el diálogo sobre el tema de las drogas, no te preocupes, sigue intentando, no te des por vencido. Nunca es tarde para iniciar un estilo de relación abierta, dialogante y receptiva.

4. Mantente siempre tranquilo: Mantente tranquilo cuando se esté hablando del tema, esto les dará confianza y podrán platicar contigo sobre todos sus pensamientos, miedos y curiosidades.  La actitud adecuada es la búsqueda conjunta de soluciones.

5. Confía en tus hijos: El hecho de que los hijos hagan muchas preguntas, no implica que estén consumiendo algún tipo de droga. Escúchalos, obsérvalos y habla con ellos.

6. Di siempre la verdad: mENTIR CON FRASES COMO “No NI TÚ MADRE NI YO FUMAMOS”; “YO NUNCA BEBO ACLHOL”, hará que tus hijos no te tengan confianza. Reconocer que son seres humanos y que tienen errores y aciertos, defectos y virtudes generará confianza.  Hagan tratos  para que la familia sea cada vez más saludable.

7. Dialoga: Si no respondes  a las dudas de tus hijos,  preguntarán a otras personas que no necesariamente les darán información verídica.  No le restes importancia al tema diciendo  “No te preocupes, eso son tonterías de la tele” o “Ya te lo explicará tu maestro”. Así que infórmate, platica y responde sus dudas.

8. No los asustes:  No les digas “Los que fuman o beben alcohol andan en la calle pidiendo limosna” o “Todos los que consumen drogas acaban muertos o en la cárcel”. Es mejor que des información que les permita reflexionar sobre el tema.

9. Aprovecha las situaciones cotidianas para conversar:  Por ejemplo,  a la hora de la cena, en el automóvil, si ven un reportaje  sobre las drogas en las noticias, si un personaje en una película o en una telenovela se comporta de manera indebida o tiene problemas porque ha estado tomando, etc. Una serie de conversaciones honestas funciona mejor que una sola plática o sermón.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here