“Mi escritura es muy simple y  fácil de digerir, casi no uso palabras complicadas y mis libros los  pueden leer niños, jóvenes y adultos”
San Luis Potosí, S.L.P.

Escritora independiente y orgullosamente potosina, nos cuenta el cómo y quién la inspiró  a escribir.

Mi papá siempre fue un visionario de los jardines, las fuentes y todo lo que tenía  que ver con la naturaleza. Cuando yo era niña, teníamos un jardín grande de aproximadamente una hectárea, que él mismo sembró con pinos, nos puso dos montañas, una alberca, una fuente la cual llenaba de ranas y era la fascinación de todos los fines de semana,  siempre le hacía casitas a las ranas  en la fuente con piedras y todo lo que me ocurría;  y él, se sentaba en la orilla de la fuente conmigo,  me sentaba en sus piernas y me empezaba a contar:

-Mira vamos a bautizar a todas las ranas.

 Les poníamos nombres y de aquí salían  cuentos y cuentos, es por eso mi fascinación. Además de que los sapos son símbolo de éxito, felicidad, alegría.

También me contaba historias antes  de dormir  y siempre eran  historias diferentes, me personalizaba todo, le ponía nombre a todo lo que había en el jardín, por ejemplo la catarina le decía que “María Mariquita”, la gallina, etc.

Me hacía historias padrísimas, hasta que llegó un día en el que dije:

-Voy a empezar a escribir mis cuentos.

Y  el primer cuento que escribí se llamó “El espejo mágico”, en donde yo hablo de la vida de una niña  que se crea una historia atrás del tocador de su recámara, entonces ella llegaba del colegio, se metía detrás de su tocador, y es aquí cuando comenzaba toda su fantasía. Este primer cuento lo hice a los 9 años.

Hace 3 años llegué a contar  700 cuentos e hice una compilación de estos y salieron 25 libros, registré mis libros en la CDMX y me dieron los 25 títulos, y el joven que me atendió me dijo:

¡Felicidades escritora, estás como la autora más joven con más títulos registrados!

Y cada año saco uno o dos.

El primer libro fue editado por la UASLP  (Universidad Autónoma de San Luis Potosí), y después yo fundé mi propia editorial llamada: RAFAGO (Rafael Agundis Oliva) que es el nombre de mi papá y tiene un ícono de un ojo, que da referencia a su profesión, pues él fue oculista.

En mis libros te prometo 2 cosas:

  1. NO TE VAS A ABURRIR
  2. VAS A PASAR UN RATO DE RISA Y ENTRETENIMIENTO, pues tengo la habilidad de transportarte al relato e imaginar lo que estoy contando.

Uno de sus libros “NOSTALGIA POR LAS RANAS”, lo adquirió una maestra del Colegio Motolinia, comenta que  se ponía a leer mientras sus alumnos  terminaban algunos ejercicios en clase y al momento, reía y lloraba, a lo que sus alumnos le preguntaban:

-Maestra ¿qué tiene?

Y ya les  decía que estaba leyendo dicho libro, a lo cual los niños le pidieron que se los leyera. Y fue así como comenzaron a hacer talleres de lectura y otros colegios comenzaron a comprarlo.

Los libros los pueden encontrar en la librería Ochoa, pero del 8 al 18 de marzo los pueden adquirir a un precio más accesible en la 43 Feria del Libro 2018, dentro del edificio central de la UASLP en Plaza Fundadores.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here