Home Esotérico 4 cuadras antes de llegar a casa…

4 cuadras antes de llegar a casa…

0
8

Pablo frecuentemente realizaba el mismo recorrido cuando salía tarde del trabajo, que era casi siempre. Se subía al colectivo en la avenida más grande de la ciudad y luego se bajaba a cuatro cuadras de su casa. El trayecto era tranquilo, a veces se encontraba con algunos perros callejeros que se amontonaban en un terreno lleno de basura. En las cuatro cuadras desde la parada hasta donde se encontraba su casa también hay un cementerio, el más viejo de la ciudad, famoso porque alberga los restos de personajes ilustres y no tan ilustres. Un lugar rodeado de maleantes que rondaban por las calles.

Cuando salió de la oficina a las 8:45 P.M. bastante tarde porque quiso preparar la reunión del día siguiente con unos empresarios, tuvo que esperar por más de media hora el colectivo, a altas horas de la noche es cuestión de tener suerte, esa noche Pablo no batallo.

Una vez que se subió, observó el chofer era un tipo bastante mayor, dentro del colectivo, encontró más gente de lo habitual. Le pareció raro que algunos de los pasajeros le recordaban a personajes históricos como los que yacen en el cementerio, incluso le figuró ver a alguien que se parecía a su tío Juan quien había fallecido 5 años antes. Pablo estaba muy asombrado, pensó tal vez va a una fiesta, esto por la ropa que vestían, algunos parecían personajes de épocas muy antiguas.

Pero la verdad es que Pablo estaba tan cansado esa noche que no le importaba si venía el presidente o su cantante favorito, él solo quería dormir, se quedó sentado tranquilamente con una sonrisa en el rostro mientras pensaba en su cama, pero esa noche el camión no fue rumbo a la parada que estaba a 4 cuadras de su casa, llegó a la puerta del cementerio, pero el chofer gritó “Todos bajan” y lo volteo a ver.

A Pablo le pareció extraña esa situación, se bajó y uno fueron bajando los demás pasajeros, en silencio sin decir una palabra se fueron rumbo a la puerta principal del cementerio, ingenuo imaginó que había algún recorrido nocturno en el Panteón, de esos que son guiados, en los que narran leyendas, pero se quedó helado cuando se percató que la puerta estaba con candado y las personas atravesaban la puerta.

Cuando giró para ver el colectivo había desaparecido, la calle totalmente obscura y ahí con miedo, sorprendido, tuvo que caminar 4 cuadras antes de llegar a casa, durante el trayecto hasta el sueño se le quitó, no podía creer lo que vivió. Obvio esa noche no pudo dormir, sabía lo que había visto, nadie creería su historia, él se la contó a un amigo, tu decides si lo crees.

NO COMMENTS