48 HORAS EN EL COLISEO ROMANO
PARTE 2

“Los Romanos eran maliciosos, les interesaba el futuro, las huellas más que las pisadas,  no fraguaron el acueducto de Segovia como un muro de agua y luz, lo pensaron como vestigio, como absorto pasado. No hicieron el Coliseo para que los tigres devoraran a l su antojo a los cristianos tan poco apetecibles,  ni para ver ensartadas como entremeses del invierno a las huestes de Espartaco…”. Italia 2018 lectura de viajes…


Sigo cavilando sobre que lo que realmente sucedió en el anfiteatro Flavio hoy conocido como Coliseo Romano, parece imposible evocar aquí a los espíritus de los miles de gladiadores, cristianos animales salvajes, actores y bailarines que ejecutan crueles ritos de sangre en la arena, con todas estas hordas de turistas y la vigilancia de los “Carabinieri” resultaría fatal, así que no podré utilizar el método de Kardec, por lo que intentó ir y venir al Arco de Tito ya con mi autorización de prensa y evitar la pérdida de inspiración debido a la muchedumbre.

Camino colina abajo en la comarca de Lacio, en el centro de Roma la “Ciudad Eterna”  imagino las descripciones del libro perdido del poeta incorruptible Catón “ Orígenes de Roma” lamentablemente desaparecido para la humanidad, escrito en Latín, que fue la lengua maestra a donde llegará el imperio romano … disfruto el Coliseo desde afuera, lo que aquí aconteció insisto se pierde en la medusa sin salida del mito que se nutría asimismo: muerte, crueldad, belleza, gloria, victoria, drama, es raro que una civilización basada en la jurisprudencia de las leyes tuviera una religión tan supersticiosa y decadente a la vez. En sí a esta gigantesca Arena simboliza no solo el legado arquitectónico de los últimos integrantes de la familia Vaspesiana, es un icono de terribles atrocidades cometidas para la paranoica alucinación creada por el poder que da el sometimiento  de los semejantes en las guerras, por la mente excitada de voluptuosidad de los emperadores romanos, rito que representa el placer y el dolor máximo de la muerte grotesca para dar circo a la plebe envilecida, emulando al asesino Rómulo que mató a su hermano Remo  desde donde parte la falsa idea de grandeza y conquista como base para la civilización occidental.

Penetró de nuevo con mi pase  al interior del Coliseo, noto que varios dolores que tenía en mis  articulaciones han desaparecido, con energía inaudita escaló por el complejo sistema de escaleras y corredores, accedo a ver los asientos, desde donde se podían ver los sangrientos y lujosos espectáculos, 5 mil bestias traídas  de África solo en la inauguración para ser cazadas en vivo, 200 bailarines en performance de melodías deliciosas, danzas, combates entre leones y gladiadores, entre ellos mismos, cristianos siendo devorados y el vulgo atrabancado celebrando, berreando de éxtasis sublime…

Todos los eventos aquí realizados, reflexiono, eran ceremonias, rituales muy antiguos venidos de la conquista de la península italiana por parte de los etruscos o tal vez la luchas entre gladiadores, los animales exóticos eran representaciones extremas de un paganismo incomprensible tras 20 siglos, enfoco mi vista en el complejo de celdas, elevadores y calabozos donde eran integrados por igual bestias, seres humanos, la carne para satisfacer la locura del pueblo romano… continuó buscando más respuestas en el mismo sitio más allá de la historia, sé que están sepultadas en estas ruinas enormes y maravillosas…