VISITA AL ANFITEATRO MÁS FAMOSO DEL MUNDO

PRIMERA PARTE

“Mientras siga en pie el Coliseo seguirá Roma, el día que el Coliseo caiga, caerá Roma… cuando caiga Roma caerá el mundo”.

Beda el Venerable Siglo VIII

      Para todos aquellos que fueron echados a los leones, quemados vivo en los circos romanos o crucificados por la inquisición católico-Romana más tarde, martirizados a más no poder ,perdonados, sacrificados ya solo queda la vaga memoria … en tanto el vulgo, la plebe envilecida aúlla de placer piden sangre unos gritaban “Ave Cesar!”  otros “ Habemus Papam “ .

11:00 A.M.  Arribamos al Coliseo Romano tras una larga caminata por el centro histórico de Roma temprano por la mañana… el tiempo para descubrir y tratar de interpretar los verdaderos secretos del verdadero  teatro del horror había llegado.

Enormes filas de visitantes y turistas, calor agobiante, pero el solo hecho de ver la fachada del imponente edificio clásico y que significa tanto para la historia de Occidente, animan al viajero a aguantar todos los climas, contratiempos , controles de seguridad de la policía italiana, en tanto avanza la fila puede uno recordar lo básico aún sin penetrar del todo a lo oculto y esotérico.

Construido a partir del siglo 71 D.C.  el llamado “Anfiteatro Flavio” patrimonio cultural de la humanidad y maravilla del mundo moderno, por capricho del emperador  Vespasiano y por despecho a Nerón, en un espacio que ocupó otro anfiteatro que fue devorado por las llamas y duró 100 años, era un estadio que podía albergar a 65 mil personas sentadas observando escenas grotescas de gladiadores, leones devorando personas ,caza brutal de animales:  “Circo y pan” (Panem et circenses, latín original), escenografías colosales y actos de crueldad en vivo, la decadencia total de una civilización cuyo ego devoró al corazón de su grandeza. En cultura popular el Coliseo tiene múltiples ejemplos de su decadente grandeza. Nerón ocupó parte del terreno para construir  su “Domus Aurea ” y olvidarse del pueblo romano.

Las autoridades culturales de la ciudad de Roma nos otorgan el permiso rápido privilegiado de cortesía para Aló San Luis, al fin libre de los scaners y chequeos  penetramos al interior del coloso de Roma, sus piedras huele a misterio y dolor, aquí fueron sacrificados artísticamente crueldad de mente torcida por la soberbia , miles de cristianos, rebeldes que viven en las catacumbas en donde se preparaban para la revolución de la dialéctica, la gran rebelión para cambiar el destino del occidente, sentimientos encontrados cuando observo lo que queda del interior de la arena, las celdas estrechas donde eran enjaulados condenados, gladiadores y animales. El mismo infierno del Dante, en carne viva.