San Luis Potosí, 04/04/19. Entre arpegios de guitarra se escuhó una voz que decía: –Desconozco el eco de mi voz, pero algo me dice que en otra calle, alguien lo escucha…

De esta forma, con micrófono en mano entró Ángel Iveer a la sala de lectura, ataviado en traje negro y una reluciente pashmina  amarilla alrededor del cuello, las notas de impecable ejecución, venían de los dedos de Juan Pablo Rivera Sierra. La cita fue en la Biblioteca Central del Estado, a las 18:00 h., en los Jueves de Vinculación, convocados por la Secretaría de Cultura del Estado, destacando entre los asistentes un nutrido grupo de alumnos de la Secundaria Técnica 35, así como colegas, amigos y público en general.

Después de una palabras de agradecimiento y de bienvenida para los presentes, inició su lectura el poeta de origen potosino, en las manos su plaquette “Arritmia” (2012), en su voz los versos dedicados e inspirados en su estado y por su gente; “Lugar”, el nombre del poema:

Amo esta tierra mestiza donde veo crecer lunas en segundos y las flores que se han compuesto ante mis ojos, su bestial música alegre es una sonrisa en miles de recuerdos…

Los versos continuaron con dos poemas, publicados aún sin nombre. Se hizo un espacio en el que el autor comentó su paso por el Taller de Literatura Manuel J. Othón Coordinado por el también poeta Mario Alonso, quien corregía incisivo e incansable sus textos y los de otros colegas, lo que dio paso a la lectura del único poema que durante seis años no fue objeto de ninguna corrección; “Cronostalgia”, para después dar paso a la guitarra del virtuoso Juan Pablo Rivera.

Así se fueron alternando entre aplausos lecturas con melodías; “Espejo”, “Obertura desde la taza de café”, algunos poemas sin título y uno que bautizó en ese momento como “Semejanza Distante”. En otro momento de la lectura, Ángel tomó y presentó el disco de nombre “Voces en Ébano” (2013) en el que hace lectura junto a los poetas argentinos, Gustavo Caso Rosendi y Leandro Alva, y nos deleitó con la poesía de nombre “Real de Catorce” de Gustavo Caso Rosendi.

Continuó la música con Juan Pablo Rivera y ahora los poemas provinieron del último libro de Iveer: “Anagrama para una noche de mentiras” (2015), que prologó el finado poeta Carlos Santibáñez Andonegui. Poesías como; “Instantanea”, “Encuentro”, “Itsmo”, “El sol está tirado”, dedicado a su madre, de quien nos relató sus experiencias a su lado, la difícil relación, su enfermedad y decaimiento, pero también su amor y admiración hacia su persona, terminó su lectura con un bello poema de nombre “Baldío”, seguido de las ultimas notas de guitarra.

Antes de recibir un reconocimiento por parte de la biblioteca y de la Secretaría de Cultura, y de firmar algunos ejemplares de su obra, el poeta dedicó unas palabras y una reflexión orientado a su joven audiencia: -¿Por qué es importante la poesía? Nos ayuda porque aporta más realidad a la realidad, concluyó.