Sin tantos aspavientos, se celebró su décimo primer aniversario del Museo de Arte Contemporáneo de San Luis Potosí (MAC), que abrió sus puertas un 14 de agosto del 2009. Siendo su primera exposición -Picasso a Rothko: una mirada a la colección Museo Tamayo Arte Contemporáneo-.

Como comenta Aldo Arellano, su actual director general, ” El MAC busca ser un espacio que acerque el arte y los servicios culturales a todos los sectores de la sociedad, es impulsor de la creación artística en todas sus manifestaciones y la formación de públicos hacía una mayor apertura, crecimiento y sensibilización estética y espiritual a través de los distintos lenguajes que ofrece el arte y la experimentación artística; se encarga de ser un espacio de reflexión, recreación y esparcimiento interactivo y en movimiento ante las nuevas propuestas.

Para esta celebración ofrecieron un programa integrado con la intervención dancística “Morar” que integra la exposición homónima que ofrece el artista Adrián Guerrero, a cargo del bailarín, maestro y coreógrafo Jesús Rocha, de El Ser Colectivo.

Este acto escénico se llevo a cabo entorno a esta pieza que se encuentra en la sala Jesús Ramos del Museo.

Para esta intervención dancística, Jesús Richa comentó que esta basada en este serie de piezas que más le llamó la atención fue la obra ” habitar en- “que aún siendo minimalista, hay un proceso más elaborado que en los cuadros y esculturas simétricas”.

Se trata de una pieza que a pesar de su brevedad, no más de los seis minutos, no solo es un encuentro entre la danza y la plástica, sino es a partir de este espacio en forma de cubo, contrastado con el impecable blanco de sus paredes, en donde el intérprete empieza a moverse con gran lentitud. a partir de este gesto sencillo, envolvente y que no hay lugar para el efectismo, sino incidir en la creación de estos tejidos que van dando sentido a esta tridimensionalidad no solo en cuanto al movimiento en si mismo, sino que para su creador “esta intervención de movimiento, no quise llevar la corporalidad al minimalismo, más bien, le di un contrapunto al espacio austero. Como si mi cuerpo y movimientos fuesen los trazos en espirales sobre un lienzo vacío, como en la serie adherir, al ir llenando un cubo vacío con movimientos, al final el movimiento regresará al orígen, que es el cuerpo que en su misma esencia se vuelve un tanto efimero. No quedará plasmado en el espacio, como la tinta… El cubo quedará vacío y entonces, ¿ qué es lo que queda morando en él?”.

Que en un sentido poético, “la energía, en un sentido filosófico, el recuerdo, en un sentido físico, solo partículas de polvo y piel, en un sentido fatalista, nada”.

Y para culminar este festejo, se tuvo el ameno recital acústico a cargo del dueto integrado por Mate Santander y Salvador “Chava” Ortiz, que engalanaron la noche desde la Terraza Oriente, con sus voces y una guitarra, a través de un set de ocho canciones,entre ellas, una de la propia autoría de Mate Santander.

Por cierto, como parte de esta celebración onceavo de esta institución museística, quedo pendiente, fue la transmisión de un video que recapitula la historia de estos once años de arte contemporáneo dentro del recinto, antigua Casa de Correos del Estado, en donde en resumen, se mostrarán las mejores exposiciones que han formado parte de sus salas, así como los grandes eventos que han tenido lugar en dicho sitio.

Como también se tenía programado la presentación virtual del libro “Morar” de Adrián Guerrero, el cual nos informan que se postergo hasta nuevo aviso.