Con un programa integrado por compositores mexicanos, latinoamericanos, españoles, alemanes, es lo que ofreció el guitarrista Alfonso Felipe Hernández, en la segunda edición del Festival Julián Carrillo.

El joven guitarrista se sintió muy agradecido por regresar a estos conciertos presenciales, “ya que como músico le llena mucho el poder tocar frente al público e interpretar música que le gusta como guitarrista y ejecutante”

Un concierto que fue arropado por el Templo de San Juan de Dios, en donde el guitarrista ofreció un programa que no solo nos ha remitido a obras de corte nacionalista, como son las piezas- Aires de Son- de Gerardo Taméz, -Primer movimiento de la Sonata No. 3- Manuel M. Ponce, -Valse Choro- como el- Estudio No.1 – de Heitor Villalobos, -Un día de Noviembre- de Leo Brouwer.

Sino también a estas obras consideradas fundamentales del repertorio guitarrístico, como son: – Preludio en Sol- de Johann Sebastian Bach, – Capricho árabe – de Francisco Tárrega, como la -Elegía- del compositor eslovaco,  Johann Kaspar Mertz.

El público tanto presencial como virtual dio cuenta de que los pasajes generados por el intérprete sean muy disfrutados, gracias a la interpretación y  una intensidad que pudo percibir no solo en los gestos musicales del músico, sino generar esta sinergía ante estos tiempos de pandemia que vivimos.

Alfonso Felipe Hernández, guitarrista oriundo de Tamazunchale S.L.P., que creció entre un ambiente folclórico y aprendiendo a amar sus raíces huastecas, emprendió el gusto por la disciplina musical cursando guitarra clásica con el maestro Marco Antonio Correa Salinas para después estudiar la Licenciatura en Instrumento en la Escuela Estatal de Música de San Luis Potosí con el maestro José Antonio Delgado.

Un festival Julián Carrillo que tiene el compromiso de llevar el arte  a todos los rincones posibles, como promover  talentos nacientes en San Luis Potosí, así como nuestra cultura y historia.