Con esta carga de pretender justamente atravesar la palabra, atravesar la poesía y conjurar el dolor fue presentado el poemario “Diario de lo deshabitado” de Patricia Ortiz, en la Casa Ramón López Velarde en esta capital potosina.

En donde se contó con los comentarios de Saúl Castro, Armando Adame y Laura Elena González, respectivamente.


Para el también poeta y maestro Armando Adame este Diario de lo deshabitado es un ejercicio de escritura poética que mantiene el tono del ser a la temperatura emotiva que lo rige, que con apenas algunas referencias hacia otros discursos cumple con su función de conjurar la perdida, de despejar el recuerdo sin despojarse de él”.

“Es un poemario del dolor, del desengaño, del despecho y de los celos infundados, del reproche y se hace un libro violento si violenta puede ser la poesía, con llantos de amargura resueltos por un lenguaje acorde a todo ello, pero siempre poético, fuerte, fluido y constante de esta colección de poemas divididos en cuatro secciones. 

En realidad, cuatro episodios de una ruptura doloroso, mas bien, un relato del camino emotivo que esta situación suscita en la protagonista”.

Comento que “la mayor parte de los poemas están fechados, no titulados o, titulados con una fecha que acaso tenga un significado para la autora y para nosotros serán fechas de nunca o de ninguna parte, solo referencias de una historia personal que se nos revela dentro de la poesía”.

En su intervención, Laura Elena González destaco que este poemario representa “el ejercicio de la potencia de su voz poética”.

La palabra de Ortiz Lozano emerge desde el primer poema para maldecir, ahogar conjuros y una letanía para que se congele el tiempo y ahí permanezca en la tierra que no tiene eco, donde nada merece fluir porque la maldición es para que la  ginetere y el desterrado, personas del yo poético maldice y no encuentra el consuelo de rendición”.

De ahí que llega esta bitácoras de fechas como marcas sobre el tapiz de la memoria que se vuelven imágenes, gritos del torbellino que arrastra  y deja ver el páramo del amor traicionado.

Su autora comento que mas que pueda ser un libro intimo. “Yo creo que mas que eso, es un libro que nos puede pertenecer a todos y ojala que cada quien se encuentre de cierta manera en las páginas de este libro, y ´pues que encuentren algunas de las respuestas que la poesía nos puede dar, aunque irónicamente al final digo que la poesía nada hace, nada cura, pues bueno, yo creo que es todo lo contrario, este libro pretende justamente atravesar la palabra, atravesar la poesía y conjurar el dolor”.

Agrego que a pesar de ser un libro que se escribió hace siete años, , fue un proceso demasiado peculiar, por que lo escribí con la idea de no publicarlo, entonces estuvo guardado varias veces por un buen tiempo, fue tallereado con algunos amigos poetas, pero por fin salió a ser publicado a iniciativa de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.


Un poemario integrado por tres apartados y una advertencia: – Nombrar a la enemiga-, -Nombrar al desterrado-, -el humo y el olvido- y – falsa conversación con Olga Orozco sobre el fracaso de amor-.

Además compartió los poemas: – 5 de noviembre- -9 de noviembre-, – la última noche del mes de junio-, – 24 de noviembre-, – 26 de noviembre (árbol de sangre)-,- El humo y el olvido-, – fragmento de la ultima parte-.

Como plus, como esta posibilidad del conjuro que tiene la poesía, dedico un poema de amor, la otrora cara de la moneda, a Eudora Fonseca Yerena.

Ponemos a su consideración dos poemas que integran este poemario:


Post- scriptum.

No es lo que dicen.

El amor es la hoja seca

el fatal golpe

la oscuridad y el niño

el hombre solo en una banca.


30 de Diciembre

Quien tiene el sentido de el nombre de lo deshabitado

quien ocupa la sangre

quien la ruina.


Ha puesto pie

en el lugar del odio.

Llegaste 

por razones ignoradas

y ahora estas aquí

para deshabitarme.


Un Diario de lo deshabitado que es publicado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes.


Una presentación editorial que se realizo gracias a la Dirección de publicaciones y literatura de la Secretaria de Cultura, la Biblioteca Central del Estado y la Universidad Autónoma de Aguascalientes.