El creador de la novela Rosario Tijeras, el escritor colombiano Jorge Franco presentó su mas reciente novela “El cielo a tiros”, en la sala Efrén Hernández en esta trigésima edición de la Feria Nacional del libro de León, Guanajuato.

Un Cielo a tiros que se une a Rosario Tijeras, por cierto, a veinte años de su publicación, y el mundo de afuera, para ser ésta, la última entrega de esta trilogía.

En palabras del escritor oriundo de la colombiana Medellín, comento que este libro viene a contar y a su vez ser como la resaca de esta fiesta de un mundo afuera, “ya que ha pasado veintitantos años de la muerte de Escobar, que fue un momento definitivo para los que vivían en Medellín. Definitivamente Medellín cambio muchísimo a partir de la muerte de Escobar, todavía no hemos superado muchas de las tareas pendientes, pero si ha habido muchos cambios en la ciudad”.

“Es un libro que viene a contar el esfuerzo de que paso con esta generación de los hijos de los narcos, que paso con la misma ciudad en estos veinte años donde todavía se han hecho cambios, pero todavía quedan tareas pendientes. Y esto lo cuento a través de la mirada del hijo de un narco que resulta que es un personaje que me interesa bastante, porque son muchachos que heredaron la historia de sus padres, heredaron el estigma y heredaron el señalamiento , pero realmente no escogieron vivir estas historias y ademas están en un dilema grandísimo porque sus familias recibieron todo, el amor, una buena educación, el lujo en las mejores escuelas y las mejores universidades”.

Larry regresa al país doce años después de la desaparición de su padre, un mafioso muy cercano a Pablo Escobar en los años noventa. Sus restos han sido finalmente hallados en una fosa común y Larry vuelve para recuperarlos y darles sepultura. A su llegada a Medellín lo espera Pedro, su gran amigo de infancia, que se lo llevará directamente desde el aeropuerto a la celebración de la Alborada, una fiesta popular en la que la ciudad pierde el control mientras estalla pólvora durante toda una noche.

De ahí que a través de esta voz de este hijo de narcos considero que podría ser no solo esta voz /victima que le podría “servir muy bien para contar a una nueva sociedad que yo creo que también sigue con esa ambivalencia y, yo creo que eso puede ser extensivo a Latinoamérica, siempre estamos pensando con un pie en la legalidad y otro en la ilegalidad, como también esta tendencia a repetir la conducta, a repetir los errores”.

Considero que uno de los elementos más importantes del libro y por eso “yo creo que podemos congeniar para que hablemos del ruido que genera esta historia es una fiesta popular que se llama la alborada de Medellín”.

Un libro que tiene esta virtud de no ser un libro mas que romantiza el narcotrafico, que lo exalta, sino que nos abre sin más el panorama, sino mas bien, humaniza todo el tiempo a los personajes, a las situaciones y los sentimientos.

El redescubrimiento de Larry de una ciudad en la que aún se perciben los rezagos de la época más oscura de la historia de Colombia, son algunos de los hilos que conectan esta novela en la que el autor -con la maestría narrativa que lo caracteriza- consigue retratar a una generación de hijos del narcotráfico, que terminaron por ser víctimas de sus propios padres.

“Soy muy critico con esta nueva sociedad que de pronto mira con benevolencia a esos personajes de la mafia que nos presentan todo el año, y hay esta tendencia a repetir conductas y a repetir errores.

Así como reconoció que hablar sobre este tema sobre el narcotrafico y de causar cierta repulsión. ” Yo creo que de cierta manera si no ha afectado un poco sobre esta pequeña sobredosis en televisión y en cine, hasta yo creo que tengo que hacer una mea culpa porque mi Rosario Tijeras ya aquí en México va en su tercera temporada, porque si yo siento que la literatura es lo que representa mas es un sistema gris de los seres humanos, porque así es como nos los plantean en la televisión como los malos y los buenos, pero en la literatura tratas de ir mas hacia adentro en cada personaje, y por eso creo que son muy potentes los personajes de la literatura”.