La pandemia no ha podido frenar la concesión de un premio que ya es referencia poética iberoamericana. Salamanca, la literaria capital del Tormes, se ha convertido otro año más en epicentro señalado para reconocer a valiosos poetas que escriben en el castellano de las dos orillas. En tal sentido, el jurado del Premio Internacional de Poesía que lleva el nombre de Pilar Fernández Labrador, la ‘Dama de la Cultura Salmantina’, acaba de decidir que el premio de su VIII edición es para el mexicano Margarito Cuéllar (San Luis Potosí, 1956), por su libro Ensayo sobre la belleza y el desorden de las cosas, uno de los 1304 trabajos presentados desde 28 países del mundo, lo que reafirma el prestigio y credibilidad que tiene en España e Iberoamérica, no obstante ser un premio sin dotación económica.

Este año las votaciones se hicieron utilizando medios tecnológicos, coordinados por Victoria Pérez Castrillo, secretaria del premio. El jurado estuvo integrado por Pilar Fernández Labrador, António Salvado, Carmen Ruiz Barrionuevo, Jesús Fonseca, Alfredo Pérez Alencart, Carlos Aganzo, José María Muñoz Quirós, Inmaculada Guadalupe Salas y David Mingo.

Tras estos resultados, Alfredo Pérez Alencart, poeta, profesor de la Universidad de Salamanca y coordinador literario del premio, estima que el Fernández Labrador “se ha convertido en un premio de referencia aquende y allende el castellano. No otorga un Euro, pero concede el prestigio y el reconocimiento que impulsa o consolida una entrega a la palabra poética. Ganarlo supone un espaldarazo definitivo por la absoluta credibilidad de su jurado, ajeno a todo aquello que no sea la calidad del libro premiado. Y se otorga desde Salamanca, donde se ordenó el castellano gracias a Nebrija”. Alencart también destacó que otros tres libros llegaron hasta la última votación: ‘Ojalá me parezca a las voces del fondo’, ‘Canciones errantes para un niño’ y. ‘Abolición de los elementos’.

Algunos datos sobre el ganador. El mexicano Margarito Cuéllar nació en San Luis Potosí, México y, desde 1973, radica en Monterrey. Estudió periodismo y la maestría en artes en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Es doctorando en artes y humanidades por la Universidad José Martí de Latinoamérica. Entre sus libros de poesía destacan: Nadie Salvo el mundo (Diputación de Huelva, España, 2021); Señales luminosas bajo el suelo de cobre (2020); Poemas en los que nunca es de noche (2019); Teoría de la belleza (2018); Moléculas en movimiento vibratorio alrededor de una posición de equilibrio (, 2016); Las edades terrestres (2016); Poemas para formar un río (2016); Vigilias 2013) y Las edades felices (Hiperión/ UANL, España-México, 2013 y 2015). En 2012, la editorial Praxis y la UANL publicaron ‘Música de las piedras’, poesía reunida 1982-2012. En 2003 obtuvo el premio de poesía convocado por Radio Francia Internacional y en 2014 el Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada (INBA/ Gobierno de Tabasco). En 2019 ganó el Premio Hispanoamericano Festival de la Lira, convocado por el Banco del Austro (Cuenca, Ecuador). Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte en el área de letras 2014-2016 y 2019-2022). Dirigió el Centro de Escritores de Nuevo León y la revista Armas y Letras de la UANL. Con Nadie, salvo el mundo obtuvo el Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez 2020 (Huelva, España.

Accésit para la española Carmen Palomo

Por su parte, de entre los otros 15 finalistas, el jurado decidió otorgar un Accésit del premio al libro ‘Un silencio habitado’, de la madrileña Carmen Palomo. Este trabajo también será publicado por la Diputación de Salamanca y tendrá un prólogo del poeta y periodista Jesús Fonseca.

Carmen Palomo Pinel (Madrid, 1980), doctora con Premio Extraordinario en Derecho Romano, materia de la que es profesora en la universidad CEU San Pablo de Madrid. Compagina su labor docente e investigadora con la escritura poética. Como romanista es autora de una monografía y varios artículos de investigación. Su libro ‘Glosas al fuego’ mereció en 2016 el I Premio Internacional de Poesía «Francisco de Aldana» y fue publicado en edición bilingüe (español-italiano) por Hebel Ediciones, de Santiago de Chile. En 2018 obtuvo el Premio Esdrújula de Poesía, por su libro ‘Las costuras del hambre’, otorgado por un jurado formado por los poetas Ángeles Mora, Raquel Lanseros, Antonio Praena y Joaquín Pérez Azaústre. Sus poemas figuran en diversas antologías, entre las que se encuentra ‘Antología de Poesía Iberoamericana Actual’ (Ex libric, 2018).

Obtuvo, en 1998, el I Premio de poesía «Miguel Hernández», otorgado por el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Madrid. También le han sido concedidos premios de creación literaria de ámbito universitario, como el I Premio de poesía «Ángel Herrera» en 2001 o el I premio de poesía Universidad San Pablo CEU en los años 2002 y 2003. En el año 2006 fue galardonada con el I Premio en el Concurso Internacional de sonetos «Memorial Bruno Alzola»

Sobre el libro ‘Un silencio habitado’, Jesús Fonseca, miembro del jurado, señala: “Lo mejor de estos versos de Carmen Palomo es su maravilloso silencio, lo que los convierte en un poemario cervantino. Porque si de algo habla el Ingenioso Hidalgo es de los ‘maravillosos silencios’ que se va encontrando en sus correrías, como aquél que sintió en la visita a la casa de don Diego Miranda. Silencios cervantinos que brotan de nuevo en estos poemas, para gozar, reflexionar, meditar, y recogernos cervantinamente en los adentros, maravillosa y silenciosamente. ‘Un silencio habitado representa una poesía de quietud, que entronca con grandísimos poetas como San Juan de la Cruz, que tenía un corazón y una mente silenciosas, “en ansias y en amores inflamado”, para así no pensar, tal vez porque “sin pensar en nada es como mejor se piensa”.

Entrega del premio

Tanto la entrega del premio como del accésit está prevista para el 13 de octubre, dentro de los actos programados del XXIV Encuentro de Poetas Iberoamericanos, que en Salamanca organiza la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, bajo la coordinación del poeta peruano-español Alfredo Pérez Alencart. Ediciones de la Diputación de Salamanca se encargará de publicar los dos poemarios, que llevarán ilustraciones de Miguel Elías, encargado de realizar una pintura del Quijote para ser entregado al poeta premiado.

Cuéllar y Palomo toman la posta a los premiados en la edición pasada, el poeta hondureño Dennis Ávila por su libro ‘Los excesos milenarios’, mientras que el Accésit fue para el chileno Marcelo Gatica, por su libro ‘El mar ya no es’. En esa VII edición participaron 1017 trabajos. En 2019 el ganador fue el salvadoreño Luis Borja, mientras que el ecuatoriano Juan José Rodinás obtuvo el accésit. En 2018 el costarricense Juan Carlos Olivas ganó el premio y la española María Sanz fue accésit del mismo. En 2017 lo obtuvo la cubana Lilliam Moro, mientras que la boliviana Paura Rodríguez Leytón consiguió el accésit. Los otros premios precedentes fueron, en 2014, Boris Rozas (Argentina-España), por su libro ‘invertebrados’; Juan Cameron (Chile), en 2015, por ‘Fragmentos de un cuaderno con vista al mar’. Dicho año el jurado concedió un accésit a Enrique Gracia Trinidad (España), por ‘Juego de Damas’. En 2016 hubo dos ganadores, ex aequo: José Pulido (España), por ‘La metáfora del corazón’, e Ingrid Valencia (México), por ‘Oscúrame’.

Pilar Fernández Labrador, tras el fallo, quiso dedicar unas palabras a todos los participantes al premio que lleva su nombre: “Quiero expresaros mi máxima gratitud a todos los poetas que habéis respondido a esta y anteriores convocatorias, enviando con generosidad y confianza el tesoro de vuestras creaciones. En ellas hay mucho más que poemas. También en el certamen es mayor el reconocimiento que el premio que se entrega a un solo poeta. Entre todos estamos consiguiendo realzar a la grande poesía que se hace hoy en toda Iberoamérica”.