En esta exposición se busca retomar la figura de Germán Gedovius, fue un artista y un fantástico pintor que supo mezclar las corrientes europeas con lo que en México se estaba dando a mediados del siglo XIX, al principio del siglo XX figura como un gran hacedor de artistas y que no se olvide esta semilla que él plantó en la estética mexicana.

Indudablemente no solo es un buen acercamiento a conocer la obra sino también a su concepción artística del pintor y maestro Germán Gedovius quien vivió y se desarrollo artísticamente en San Luis Potosí,  es lo que tanto los potosinos como visitantes podrán disfrutar a través de la exposición “Los Mundos de Germán Gedovius. En extensión del homenaje a 150 años de su nacimiento”, que se exhibe en el Museo del Virreinato.

Una exposición que esta integrada por 25 obras pictóricas, 5 dibujos y una carta escrita por el entonces presidente Porfirio Díaz a Germán Gedovius.

Un recorrido con el acierto de ser un tanto cronológico, al partir desde los primeros fundamentos como son los dibujos y la composición, para pasar por los paisajes, por sus retratos lleno de detalles, los cuales son de tal realismo, aunado a esta sensualidad oculta que él solamente podría expresar en sus pinturas, así como también nos habla de su soledad.

“Un homenaje a una persona que supo tomar lo mejor de ciertos estilos e imprimirle su sello y por eso trasciende” acota su curadora Yazmín Mondragón Mendoza.

El cual esta integrado por tres núcleos: El primero de ellos es ¿ Quien es Germán Gedovius?, en donde se plasma esta parte formativa en Alemania y su regreso a México. Un segundo núcleo titulado; Retratando una época, resalta los retratos con su sello distintivo y una de sus producciones más prolíficas.

Y un tercer núcleo, titulado; El México de Gedovius. Añoranzas de un tiempo transformado, en donde se muestra los paisajes de México y su contexto de principios del siglo XIX.

De ahí que esta exposición se busca retomar la figura de Germán Gedovius, fue un artista que tuvo dos visiones, omisiones de vida; fue un fantástico pintor que supo mezclar las corrientes europeas con lo que en México se estaba dando a mediados del siglo XIX, al principio del siglo XX figura como un gran hacedor de artistas y que no se olvide esta semilla que él plantó en la estética mexicana.

De ahí que otra parte importante de Germán Gedovius que se debe destacar y que tal vez muchos de nosotros lo hemos olvidado, es que “Germán Gedovius fue el constructor de la estética dentro de sus alumnos, entre los cuales se destaca Saturnino Herrán por su puesto. Diego Rivera, María Izquierdo y demás, como también debe ser no solo su aportación como mas que un maestro, sino como un artista ecléctico y por ese motivo fue como trascendió en la historia de la estética mexicana…Quienes a la postre, fueron los que en sí fundamentaron el arte mexicano, conocido como el arte netamente mexicano. Aseveró Yazmín Mondragón Mendoza, curadora de la exposición.

“No hay que olvidar que Germán Gedovius sembró la semilla en estos artistas, por ello debe ser un gran homenaje por estas aportaciones estéticas que él hizo durante los años que estuvo en la Escuela Nacional de Bellas Artes”, destacó.

Así como tampoco hay que olvidar que San Luis Potosí aparte de ser la cuna de su crecimiento, también es la cuna de su madurez estética, a partir de que Germán Gedovius va cinco meses a estudiar a la Academia de San Carlos y de ahí sus padres la mandan a Europa para que se cure del mal que tiene y logra curarse de su sordera.

Germán Gedovius nació en el año de 1867 en la Ciudad de México. Sin embargo, vivió cerca de 15 años en la Ciudad de San Luis Potosí donde se inspiró para convertirse en el artista celebre de la generación modernista. Nació con sordera congénita, lo que hizo aún más profundo su percepción de la soledad, como lo demuestran la mayoría de sus obras en las que reproduce espacios vacíos, sin personas.

Una exposición que podrá disfrutar hasta el 22 de octubre del presente año. Entrada es gratuita. La cual se realiza en colaboración con el Museo Nacional de San Carlos de la Ciudad de México, el Museo Francisco Cossío de San Luis Potosí y la Colección María Georgina Gedovius Luján.