Fue evocado el mítico Macondo y sus personajes en el Auditorio Rafael Nieto, a partir de este espectáculo multisciplinario basado en esta obra cumbre de la literaria no solo latinoamericana sino universal, cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

En esta tercera puesta en escena, antecediéndola  “Altazor, o un viaje en paracaídas” de Vicente Huidobro, y Rayuela de Julio Cortazar, bajo el argumento de poesía en movimiento, la incursión de lo teatral, danza aérea y hasta gimnasia rítmica.

A pesar de dar la bienvenida con música de vallenato, siendo interrumpida para dar las respectivas llamadas. un obscuro para ser proyectada una interesante y nostálgica entrevista al creador de cien años de soledad, por cierto, por hay se dejo escucharse algunas risas por los comentarios hechos por el mismo García Márquez.

Para sin más entrar a escena Úrsula Iguarán y su primo José Arcadio Buendía que teme engendrar un niño con cola de cerdo como consecuencias del parentesco.

De hay, a pesar de esta versión libre se hace énfasis en la fundación y primeros años de Macondo y este infalible recuento lineal de esta grandiosa novela.

Ya con estos dos antecedentes de estos trabajos escénicos en donde le apuestan no solo bajo este proceso creativo a través de estas plurivoces que le aportan esta cierta coherencia y sustancialidad, gracias a esta puntual actuación y cierta trazos dancísticos, como sustento de esta propuesta artística que se aun así se vuelve tediosa y larga.


No hay que olvidar que hace un mes fue presentado “Rayuela” del escritor Julio Cortázar, que a pesar de esta inercia creativa da cuenta de una puesta en escena muy precipitada y por consiguiente, queda evidenciado el peso mismo de esta obra cumbre de la literaria sobre sus creativos, como también evidencia una  desafortunada propuesta, gracias a una estructura que parece degastada y planteada a partir del efectivismo, a pesar de lograrse buenos momentos tanto de metáforas visuales como actorales.

De esta manera, así como el cumplir este compromiso institucional, a pesar del aplauso de un público asistente que disfrutó y a su vez fue testigo de este hecho escénico e histórico.

Para esta puesta en escena se contó con la participación de Unidanza Contemporánea: María del Pilar Morán ,  Veleria Vélez Garza,  Nancy Cisneros, Mariana Ornelas, Lucero Pérez, Diana Pérez, Raziel Rodríguez, Sergio Itzac y Antonio Martínez.

Como también participan integrantes de los Tunos de la Estudiantina universitaria, del grupo de baile de salón, los actores: Eloisa Zapata, Tadzio Agha Neuman,  Elena Espinoza y Fernando Barragán, como los narradores: Elisa Robles, Margarita Díaz de León, Enrique Aguilar.

Unidanza Contemporánea UASLP- Poesía en movimiento, son dirigidas por el Mtro. Fernando Escalante y Margarita Díaz de León.