Un 21 de Noviembre de 1970 fue inaugurado la entonces Casa de Cultura, hoy el Museo Francisco Cossío que desde hace 49 años se ha vuelto en una de las principales instituciones culturales de la entidad, que alberga un importante acervo de arte público, representado por obras de arte y objetos procedentes desde  las eras geológicas, vestigios escultóricos y  cerámicos de las culturas Prehispánicas, Arte Occidental de los siglos XVI al XX y la producción plástica del actual siglo. 

Para celebrar este día,  la Camerata de Cámara de San Luis bajo la batuta del Mtro. Julio de Santiago Castillo, ofreció no solo un concierto de compositores potosinos: Julián Carrillo, Luis Martínez Colunga, Leandro Sánchez, Emilio Ortiz y Jorge Martínez Zapata, sino ser también, esta ventana al tiempo.

Un concierto conmemorativo que tiene esta riqueza orquestal y su diversidad temática, que en esta primera parte de este concierto es música del porfiriato.

“Lo que hay que decir de esta música es que independientemente de del país convulsionado por la revolución mexicana. Culturalmente se extendía las ideas, las expresiones románticas de finales del siglo XIX de los europeos, en donde se recoge un romanticismo, se recogen bailes, se recogen música de salón, marchas, valses” comento el Mtro. Julio de Santiago Castillo, director de la Camerata potosina.

Un claro ejemplo de este improntum musical fue indudablemente -la Marcha Nupcial, de Julián Carrillo, la cual fue compuesta para la ceremonia de casamiento religioso de la señorita María de la Luz Landa y Escandón, el 20 de enero de 1910, en la iglesia de San Francisco de la CDMX.

A pesar de ser un compositor muy desconocido y con conocimientos corales, Luis Martínez Colunga, el público asistente disfruto de dos de sus obras: -5 Piezas para orquesta de cuerdas: Divertimento, Con Amor, Reminiscencia, Elegya y Melodia Joven, como -Covadonga-. Una obra lleno de este romanticismo.

Con el – Vals Pobre Flor- del compositor originario de Matehuala, que en palabras del Mtro. De Santiago Castillo, “es un vals que evidentemente se hacía sonar preferentemente en los bailes o en las fiestas familiares”, se cierra esta primera parte dedicado a ciclo de obras pertenecientes a estas influencias musicales demarcadas por el porfirismo.


Para sin más, ofrecer la Camerata potosina, dos obras bajo este influjo de este dialogar entre lo académíco y la tradición mexicana, un ejemplo de ello es la -Suite Indiana- de Emilio Ortiz, integrado por: Preludio, Danza, Balada y Son,

Una Suite que es una clara muestra de la gran tradición nacionalista, que sin más evoca y se destaca por retratar tradiciones mexicanas, al hacer énfasis en el enaltecimiento de los originarios, los nativos.

Una obra de buena manufactura, gracias a la creatividad de este compositor potosino.

Para cerrar este concierto con -Música simple para piano y orquesta dw cuerdas- del Mtro. Jorge Martinez Zapata.

Respecto a esta obra, Julio de Santiago comentó “por los ritmos que maneja en esta obra, quiero pensar que trata de plasmar el ritmo muy potosino, que es el ritmo de 6/8, que es el ritmo del huapango con las armonías propias del jazz”. 

Una camerata que fue agradecido con el aplauso de un público que se dio cita a este espacio museístico.

El director artístico de la Camerata de San Luis, Julio de Santiago, hizo la invitación al público a su siguiente concierto de su tercera temporada 2019. El cual será este 5 de Noviembre a las 20:00 horas en el ex convento de San Agustín.