Al Norte de Texas, en un otoño caliente de 90 grados, una oportunidad más  de degustar las delicias gastronómicas regionales del sur de los Estados Unidos, y en Dallas es inevitable degustar la deliciosa Barbacoa  (BBQ por sus siglas en inglés) por acá de este lado de la frontera este manjar es toda una tradición social familiar, la reina en los grandes eventos deportivos o festejos, más que un plato orgullo nacional la “Barbecue” es un método culinario muy sofisticado que no cualquiera domina: hay control de fuego, calidad de la carne y recetas secretas.

La clave para disfrutar de esta fantástica aventura de sabor es tener mucho hambre pero sobre todo utilizar el sentido común para recordar que los monjes Taoístas comen suprimiendo el sentido del placer, que hay millones de humanos muriendo de inanición y que los movimientos fanáticos “Veganos” odian este tipo de comidas. Gracias a la recomendación de mi anfitrión Humberto Ocaranza hicimos fila en el restaurante “Cattleack BBQ” cerca de Addison TX, que según revistas especializadas es la barbacoa número 1 de todo el estado de la estrella solitaria, una vez suelo mexicano.

La BBQ en los Estados Unidos  tiene diferentes estilos y procesos de cocinado, depende del estado o ciudad, las más deliciosas y famosas son las de Memphis Tennessee, Kansas City Missouri. Las Carolinas y Texas, en este último territorio  estamos  más que listos para probar todo tipo de costillas, salchichas y cortes  y testificar si es cierto, ya dentro los olores son agasajantes,  para empezar el lugar solo abre tres días la semana por cuatro horas, hay filas de horas para entrar, pero los planetas se alinearon esta vez para que nosotros llegáramos a ordenar en solo 25 minutos, suerte de dragón.

El placer de la carne, viendo esas jugosas salchichas de ajo arder lentamente de carne “Akaushi  Wagyu Beef”, decidimos ordenar los cuatro tipos que elaboran para comprobar calidad,  fajas de brisquet patrami (pecho de res) asado con madera de roble y costillas de ternera ahumada, agregamos orden de ensalada de papa y cervezas Shiner Buck, la clásica de esta ciudad en pleno apogeo económico… Mmm que delicia bien dice el proverbio gringo “Hunger is the best sauce” (El hambre es la mejor salsa).

El crédito de la barbacoa texana se otorga a los primeros inmigrantes checos y alemanes que se asentaron en lo que era Tejas México, cuya capital era la ciudad de San Luis en el siglo XVIII y que se independizó de nuestro país en ese entonces, los carniceros humeaban la carne para preservarla, así que se hizo popular, pero en el sur de Texas la barbacoa tiene influencia de manos ganaderos y vaqueros mexicanas, quienes con su famosa “cabeza de vaca” envuelta y cocida a las brasas o en hoyo de tierra revolucionaron la cocina “carnívora” en el planeta.

La decoración del lugar es simplemente acogedora, hay fotos de los primeros “bandidos” del Río Grande, antiques, cabezas de vaca, placas de carro y mapas de Texas por todos lados, tras probar esta asombrosa comida comprendí por qué el restaurante “Cattleack” de Dallas fue premiado por el diario “The Observer” como el preferido del público, aún así las cantidades eran desmedidas, por lo que nos llevamos a casa una buena ración de BBQ para seguir disfrutando de esta leyenda gastronómica…