“Caín” representa a una consciencia rebelde (¿o lúcida?), sin embargo atormentada por la costumbre de obedecer las leyes “sociales y divinas”.