La historia del cine de terror está repleta de historias de vampiros, criaturas que han fascinado y horrorizado al público por más de cien años, pero ¿cuál fue la primera película de vampiros? ¿Cómo llegaron al cine?

Si bien los vampiros son seres míticos con siglos de habitar en la cultura, fue la publicación en 1987 de Drácula, escrito por Bram Stoker, cuando se desató el boom vampírico. Inspirada en cuentos que leía la nana de Stoker, así como el personaje histórico Vlad Drácula, el autor irlandés ascendió al Olimpo de la literatura gótica donde habitaban ya Mary Shelley con su Frankenstein, Allan Poe con sus numerosos relatos, Maupassant con El Horla, etc.

Llama la atención sin embargo, que la primera historia de vampiros en el cine no sea una adaptación de Drácula, sino que se hiciera un año antes (1896) de la publicación del la novela de Stoker Se trata de La mansión del diablo, dirigida por el célebre pionero de trucos cinematográficos y efectos visuales, George Meliès, autor también de la primera historia de ciencia ficción en el cine: Viaje a la luna.

Fotograma de La Mansión del Diablo (1896), primera historia de vampiros en la historia del cine.

Posteriormente, en 1913 se estrenó The Vampire, de Robert V. Vignola, una adaptación de un poema de Rudyard Kipling. Aunque cabe destacar que la presencia vampírica sobrenatural quedó relegada por la de una femme fatale que resultaba ser la vampira.

Sin embargo, el primer largometraje sobrenatural sobre vampiros fue basado en Drácula, se trata de Drakula Halála (1921), una película húngara de la cual lamentablemente sólo se conservan fotos, ya que la cinta fue perdida. Un año después llegó Nosferatu: la sinfonía del terror, una obra maestra del expresionismo alemán dirigida por Friedrich W. Murnau. Esta película es una adaptación no oficial. En el filme hay pequeñas diferencias que les permitieron saltarse el proceso de compra de derechos de autor y aún así, la historia es claramente la escrita por Stoker. De hecho, la viuda de éste puso una  demanda, la cual ganó. Los tribunales ordenaron que se eliminaran todas las copias, por suerte se salvaron algunas, gracias a las cuales aún podemos ver esta gran obra de arte

El actor Max Schreck interpretando a Nosferatu (1922)

La primera película de vampiros producida en Estados Unidos fue The Bat en 1926, aunque la película que revolucionó Hollywood y el cine de horror americano fue Dracula, estrenada en 1931, dirigida por Tod Browning y protagonizada por Bela Lugosi, quien con su magistral y aterradora actuación asentó el canon del cine de vampiros. La película fue un éxito y representó un hito histórico en el cine de terror.

Bela Lugosi en Drácula (1931)

El cine de vampiros es fascinante y probablemente será explotado mientras el séptimo arte continúe existiendo, y a pesar de que los vampiros puedan ser cómicos, románticos, heroicos y mucho más, siempre habrán encontrado inspiración en estos grandes clásicos.