Cinco días de intensidad, de este sentir del movimiento en y con cuerpos vibrantes, reconocimientos, reflexiones, sensaciones es lo que define a este sexto Camp-In. Artes escénico que se realizo en esta capital potosina.

Un Camp-in que convoco esta diversidad de geografías corporales, a través de 22 países participantes, en donde además se tuvo la  participación de los 31 estados, se realizaron 16 presentaciones en cinco días, seis residencias, veinte becados para estas residencias, nueve charlas y conversatorios,  14 expositores y 10 observadores en el Merca-in, en donde se tuvieron ochenta cita de intercambio, de los cuales fueron diez por multiplicadores, el apoyo a 25 jovenes bailarines a través de la plataforma Borders, así como este foro para las escuelas de danza en México, en esta ocasión participaron  la Universidad de las Artes de Aguascalientes, Universidad de Sonora y la Escuela Superior de Sinaloa.

En donde se contó siempre con la calidez y sabor de las anfitrionas de las hermanas Huevo, acompañadas por los Inners y sobre todo por la comunidad dancística y ciudadanos gustosos de la danza.

Pero no hay mejor forma que algunos de sus participantes nos platiquen de sus experiencias de lo que fue este sexto Camp-In. Encuentro Escénico.

Para el bailarín y creador Toto, comento que ” este año es especial porque me invitaron al Camp in como coordinador de dispositivos de convivencia, así como desarrollar una plataforma que se llama Movers, que es una entrega de estímulos mas que un concurso. De ahí que estar en la organización me hace mucho entender de como es organizar un monstruo como el Camp In, se requiere de mucho trabajo, entender que la organización requiere de mucha comunicación, mucho equipo y mucha disciplina y requiere de un grado de querer ser generoso, de querer  encontrarte con alguien mas, querer que se encuentre la gente y creer que la gente se conozca con otro porque crees que pueden ser empáticos personalmente, artísticamente y creativamente, eso para mi es muy satisfactorio porque en mi carrera como bailarín y como creador he notado que las relaciones humanas son algo muy importante para cualquier oficio”.

¿Qué te significa Camp In? a lo que respondió ” Es un espacio que puedo ser plenamente yo, un lugar en donde no se me prohíbe nada y un lugar de libertad total, y entender esa libertad es ver que también hay muchas restricciones y que ser uno no depende de uno mismo. Camp-in es una cosa que sucede en el momento que sucede”.

Para la directora del certamen coreográfico de Madrid, España, Laura Kumin, comento que “es la primera vez que estoy en un Camp-in y que llevo tres años intentando llegar ya que por cuestión de fechas no se pudo. Ha sido una experiencia muy generosa, muy amable y he visto una apertura de la gente para aprender y para conectar y un respeto muy bonito de parte de sus responsabilidades. Para mi ha sido una experiencia muy grata ademas de haber conocido gente con la cual tanto de participantes, movers y como gente invitada con quien yo sé que voy a mantener un contacto, me plantea muchas preguntas en cuanto a cosas que yo quisiera adoptar para España y también preguntas de cosas que dan desde donde estoy trabajando y que me gustaría proponérselas a Jaciel”.
“He visto aquí un respeto y una escucha que desde mi experiencia en España me parece extraordinaria, de ahí que el Camp-in es el punto de partida, el punto que funciona como disparador de energías, ideas y conexión, en ese sentido, aunque esta tremendamente concentrada de actividad, me parece que puedes venir aquí y salir con las pilas bien puestas y otras visiones”. 

Para el bailarín y maestro e investigador en la licenciatura de danza en la Universidad de Sonora considero que “cada Camp-In tiene cosas distintas, a mi me encanto el tema de la tradición y, siento de repente y curiosamente uno va llegando a eso y crees que estas solo en esto y te das cuenta que hay mucha gente que estas en las mismas, es como una necesidad de regresar a las raíces, y las raíces no solamente tiene que ver con nuestra historia y nuestros ancestros , sino con las raíces desde adentro de uno y cuando hablamos de uno desde adentro tiene que ver su historia, y desde lo que el cuerpo guarda ya que al final de lo que se habla es del cuerpo y me voy con eso,  con una investigación personal que tengo que ver que hay ahí y que pueda hacer con él, como compartirlo, como enriquecerlo y a donde voy como artista”.

“Yo creo que el Camp-In es demasiado especializado hasta ahorita, sería el empezar a abrirlo y si creo que se enfoca mucho a la profesionalización y, creo que se me hace muy importante que es para la gente que  hacemos esta actividad, creo que el Camp-In tiene muchas vertientes como es esa cosa de educación, del performance, de la promoción y  todo esto, creo que pudiera ser también un enlace con la comunidad, pero también creo que se pueden hacer mas cosas y querer que todo suceda en un mismo lugar, porque eso ha pasado que las cosas se vuelven de todo y aunque es rico es importante enfocarse en ciertas cosas y en este sentido creo que el Camp-In esta cumpliendo muy bien, a lo mejor se tendría que hacer otras cosas o a nivel comunidad cuestionárnolos, ¿ qué hacemos nosotros para tener estos contactos?, ¿qué tanto estamos haciendo para ampliar y desarrollar la proyección de la danza? más que pensar que Camp- In debe de ser un proyecto para la danza sino se proyecte. Creo que aquí cada uno se tiene que ir con un aprendizaje de experiencias de otras gentes que están haciéndolas y podemos aplicarlo en nuestra comunidad”.

“Este Camp-in me dejo la pregunta ¿ que tenemos que hacer para no solamente seguir creciendo como gremio internamente sino como llevar esto a la gente, a la calle y la sociedad porque esto es un encuentro muy atractivo, en donde generas relaciones, generas amistades sin embargo todavía nos falta la chamba de sacar esto a la gente, porque el arte es para la gente y no es para nosotros nada mas, entonces, si me cuestiono mucho si lo estamos haciendo bien o que tenemos que hacer para mejorar esto ” comento Jorge Salazar de Culiacán Sinaloa, quien ha estado presente en cuatro de los seis Camp-In. Encuentro Escénico.

“Me despido de San Luis Potosí con un cuerpo vulnerado, lleno de ideas, memorias, emociones y sensaciones” Rafael Hernández Ramos de Colima.