Una noche entrañable no solo para la historia musical potosina sino tanto para el público potosino como de otras partes de la república que se dieron cita en el estadio 20 de Noviembre en esta capital potosina, para despedir a esta emblemática banda del rock mundial como es Deep Purple con su “The Long Goodbye Tour”.

 

No solo disfrutar de esta dicotomía de su primer y último concierto en esta capital potosina a viva voce de este quinteto de músicos, sino de ver y sentir esta forma de sentir la música, divertirse y disfrutar y compartirlo, para hacer este triangulación de esta memoria colectiva que indudablemente fue de las delicias de muchos y que indudablemente lograron cautivar a estas generaciones que se criaron y oyeron la propuesta de In Flames, banda sueca de death/ new metal, en esta ocasión fue “telonera” en esta gira, con temas como Cloud Connected, Here Until Forever, Only For The Weak, The Truth, Alias, Take This Life y The End para cumplir con su parte.

Con un black out en la iluminación, no sin antes proyectarse una imagen en la gran pantalla y así anunciar lo que se venía la cual fue corroborado con una sonada fanfarria orquestal, reforzado en esta gran pantalla se proyectaba un iceberg con los rostros de sus integrantes al estilo de este monte que se encuentra en la Unión Americana, así como un emocionado Ian Gillian en una efusiva y ya cierto dejo de aquella voz, pero que aun así hace vibrar y quien además no dejaba de agradecer, aunado a esta complicidad sonora de una potente y limpia guitarra de Steve Morse, como un despliegue sonoro y armónico de los teclados de Don Airey, sin hacer dejo de la pauta de Ian Paice en la batería y Robert Glover en el bajo.

 

 

Una noche en que abrió y arranco el adiós con Highway Star, pero uno de sus mejores momentos fueron cuando llegaron las canciones: Strange Kind of Woman, con este momento romántico con Sometimes I Feel Like Screaming y Uncommon Man (la canción dedicada a Jon Lord), en donde Ian Gillian le agradece al hacer una breve evocación al levantar la vista en este cielo potosino.

 

 

A pesar de dejarse escuchar y no tener tanto impacto -The Surprising-, -Time for Bedlam- y Birds of Prey-, temas del vigésimo y más reciente álbum “Infinite”.

Para ser más minimizadas por las infaltables: Perfect Strangers, Space Truckin, Hush, Black Night y por supuesto Smoke on the Water. Como esta intervención del virtuosismo de Don Airey en los teclados.

De esta manera, Deep Purple ha logrado su cometido, el dejar presente para siempre su legado musical.

Hasta siempre…

 

 

Postdata: A pesar de la buena calidad de sonido y producción, si se notó esta visible desorganización, como lo fue con respecto a lo ofertado en cuanto al Greet /meet, en donde sólo se dio la firma de autógrafos y de inmediato ser remitidos a la sección VIP, como también no se respeto la sección de Greet/Meet +Stage, al darse sólo el Greet /meet y no cumplir cabalmente esta cláusula de “la oportunidad exclusiva de ver a Deep Purple desde el lado del escenario” para ser ubicados en la sección VIP.