El amor en tiempos de acoso

San Luis Potosí, S.L.P.

0
319

Las cosas cambian, las circunstancias han cambiado, la costumbres han cambiado y todo esto alcanzo al amor.

Antes cuando un hombre declaraba su amor a una mujer y recibía un No por respuesta, se acostumbraba insistir,  la mujer se decía, se daba su lugar si no aceptaba a la primera.

Entonces se acostumbraba cortejar, para quienes no conocen el significado les comparto Según la Real academia de la lengua española cortejar viene del Italiano corteggiare.

1. Intentar conseguir el amor de una mujer acompañándola y halagándola.

2. Asistir, acompañar a alguien, contribuyendo a lo que sea de su agrado.

Sin duda era romántico, pero lo que antes era cautivador, hoy en día se ha vuelto pesadilla. No porque el cortejo dejó de estar de moda, se insistía lo suficiente, si el No persistía se retiraba con dignidad, la vida continuaba.

Sin duda es un mundo complejo, las reglas cambian cada día, hay cosas que antes nos parecían románticas, esos pequeños detalles que nos enamoraban, las flores, las llamadas, las cartas, hasta las serenatas, pero hoy en día resultan ser acoso.

Lo que ha cambiado es eso, que hoy en día la gente no acepta un NO por respuesta, esto debe cambiar, debemos ser capaces de aceptar que una persona decide estar con otra y no con nosotros, aprender a vivir con ese NO, por que NO es NO.

Entonces hoy en día si alguien te dice me gustas y te dice quiero salir contigo, pero tú respondes que No, ahí debe acabar la historia, pero si cambias de opinión tendrías que ser tú quien le diga ¿Quieres salir conmigo? y ante un NO retirarse y punto.

Las reglas cambian, lo que antes se veía mal, hoy en día no, pero el acoso siempre será acoso, es algo que debemos aprender a aceptar la derrota, sin esto los feminicidios continuaran.

Siempre he tenido claro que cuando algo no es para ti, es porque la vida tiene destinado algo mejor, aceptemos el No sigamos con nuestras vidas, aprendamos a respetar a las personas, su vida, su individualidad, su espacio. 

Al final, la vida da muchas vueltas, pero el respeto a las decisiones de otros, también garantiza el respeto a las tuyas.