IMG_6245El día que el cine mexicano conquistó España

Presentación del libro: Crónica de un encuentro. El cine mexicano en España (1933-1948)

El texto del investigador mexicano Ángel Miquel “Crónica de un encuentro, el cine mexicano en España 1933-1948”, fue presentado en la sala de usos múltiples del Centro Cultural del pueblo mágico de Real de Catorce dentro de las actividades editoriales paralelas al séptimo Jazz Fest celebrado en esta entidad con el auspicio del IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía).

Motivado por una corriente de investigadores que iniciaron estudios sobre el cine mexicano hace ya un cuarto de siglo, vino a llenar un gran vacío sobre el tema y dado que no existían estudios sobre nuestra cinematografía, el autor se ocupa de explorar por qué ésta materia se desarrolla y en la cual se inscribieron estudiosos en universidades de una forma más estructurada con presupuestos y un proyecto colectivo, dando paso a la historia académica sobre el particular.

Así lo expresó en entrevista exclusiva para este medio, quien agrega que sólo así se ha podido completar este gigantesco rompecabezas de lo que es el verdadero cine mexicano.

  1. “ A mí me interesó cómo fue su recepción en España ya que mi papá era español vino a vivir a México y gracias a eso yo tenía cierta colección de objetos de cine que se produjeron en España y que no se hicieron en México como cromos y posters que eran una invitación que se regalaban a los espectadores iberos en los cines de allá, como la estampa de un actor, caricaturas de Cantinflas etc. Esa es mi razón personal para escribir esta obra” puntualiza. Lo que quise descubrir primero es: cuando se empezaron a exhibir películas mexicanas en España. Encontré que durante el periodo del cine mudo que va hasta 1930, la pequeña industria nacional no tuvo el poder presupuestal para llevar sus filmes al viejo continente, a diferencia de los EEUU en donde sí se proyectaron películas mexicanas mudas” apuntó.

Haciendo una ardua investigación Hemerográfica descubrió que las primeras películas mexicanas que se llevaron fueron las producidas por un director michoacano Miguel Contreras Torres, él mismo llevó sus películas y rentó los teatros para exhibirlas en la llamada “Madre Patria” a partir de ahí el éxito fue inusitado y a los españoles les encantó.

Las películas mexicanas y más taquilleras, fueron cientos de ellas, la primera fue: “Allá en el rancho grande” con Tito Guizar y Jorge Negrete, después tuvo un éxito grandioso con el personaje más reconocido: Cantinflas; que llegó, incluso hasta nuestros días a ser un héroe nacional español y un ícono de la cultura mexicana, reconocida por varias generaciones. Además, Jorge Negrete y María Félix se consagraron con películas rancheras, la primera y la segunda con melodramas donde ella actúa de vampiresa, agrega que: “La belleza de María Félix resultó tan atractiva para los españoles que incluso vinieron y se la llevaron”. Fue un productor internacional que propulsó su carrera, y es a Cesáreo González a quien le debe su fama y carrera mundial, el mismo se enamoró de ella y se la llevó”

Las películas mexicanas cumplieron su papel como en otros países para alegrar a la gente que vivían en una situación muy gris y desgraciada, sobretodo en la posguerra de la guerra civil española (1936- 1939) y que derivó en un periodo de 40 años de dictadura franquista y a pesar del cese de relaciones entre México y España, el cine fue una especie de vaso comunicante entre los dos pueblos.

IMG_6232 IMG_6264

Por Carlos Álvarez Gallegos.                             

Fotografía Javier Castro Ávila.