FERRÁN ADRIÁ Y EL BULLI

Gran chef y genio de la gastronomía, estrella absoluta y portada del New York Times. Para muchos el MEJOR COCINERO DEL MUNDO.  Tiempo atrás tuvo un gran éxito en uno de los mejores restaurantes llamado:

“El Bulli”

Ubicado en un pueblito que se encuentra a 3 horas de Barcelona llamado “Costa Brava” (cercano a la frontera con Francia) y todavía al llegar ahí,  había que tomar una estrecha carretera de 10 kilómetros  que llevaba a una pequeña bahía entre las montañas donde se encontraba dicho restaurante.

Algunas características muy representativas del porqué hacían famoso este lugar y su cocinero fueron:

  • El Bulli se daba el lujo de abrir solamente 7 meses al año y atendía sólo en las noches.
  • Ferrán Adrià ha escrito más de 2,000 recetas originales.
  • La gente hacía lo que fuera por obtener una mesa en el restaurante.
  • Era difícil conseguir una reservación, pues con meses de anticipación la gente comenzaba a reservar antes de que abriera.
  • La cena costaba alrededor de 120 euros,  sin contar el vino.
  • Servía platillos por una sola vez y nunca los volvía a repetir. Además eran servidos  en una vajilla exclusiva del restaurante.
  • En el restaurante no existían las cartas, era Ferrán Adrià quien elegía lo que les iba a servir.
  • Se sabe que Ferrán Adrià comenzó a trabajar en El Bulli como lava platos.
  • Había diferentes etapas al servir que eran: aperitivo,  entrada, tapas, snacks, plato fuerte y postre.
  • En una ocasión un empresario japonés le envió un cheque en blanco a Ferrán Adrià con el objetivo de que cocinara para el y varios amigos un 31 de diciembre y estaba dispuesto a pagar lo que fuera por ese placer. Pero Ferrán declinó a  la propuesta.

Obtuvo  tres estrellas en la Guía Michelin (reconocimiento más alto en el mundo gastronómico), pero desgraciadamente para muchos degustadores, CERRÓ SUS PUERTAS EN EL 2011.


PLATILLOS POR: Ferrán Adrià