Entrevista con Oswaldo Ramos


 

Me dedico a las artes visuales, predominante en el dibujo, aunque hago exploraciones en los visualistas. Intervenciones en imágenes ya existentes, algunas de consumo masivo y más en el ámbito de la cultura popular, a la cultura de masas, al nivel del mercado global, como estos impresos que se tiran por millones y hasta en varias idiomas, es una serie de apropiaciones de portadas de corte de una épica popular, estas reminiscencias de las aventuras de vaqueros, historias amorosas.

 

 

 

 

Tengo algunas piezas en escultura que he estado construyendo en cerámica y las he quemado a cielo abierto en ese fogón, es a nivel de experimentación. Obviamente no es un horno como trabajarían los ceramistas urbanos. Por diferentes motivos estoy haciendo las quemas de esa manera.  

Es un sistema muy rico el del dibujo, me encanta la palabra dibujo, porque no solamente está el imperativo de la primera persona, sino la acción de producir dibujo, es tan autónoma el sistema que hasta la palabra no le debe a nadie.

 

 

No se si fortuna o desfortuna de tener una academia, la persona que me facilitó herramientas, incluso algunas metodologías, técnicas, podrían verse como elementales en el mejor sentido del término, fue mi padre. Por un lado, por otro tengo el impulso del dibujo desde los tres años y sigo dibujando, soy completamente visual, no requiere estar graficando en una superficie o en un soporte, dibujo todo el tiempo, siempre estoy pensando en imágenes, es muy estimulante el proceso continuo de producción e imágenes.

No tuve acceso a la academia, yo llegue a San Luis hace 40 años, y a la fecha no existe academia de artes visuales, ni ha habido una tradición de talleres y maestros.

 

 

¿Te consideras autodidacta??

No, me parece que es un término inadecuado. Me preguntabas que me influye, caramba! me influye todo, todo me está influyendo. Si tu me dijeras: favorable o desfavorablemente, pues eso ya depende de mí, como productor artístico el que recoger de cada influencia para favorecer mi producción y mi experiencia. en la ocupación propia de lo que son las artes, siempre tuve un gusto por lo clásico y lo renacentista, así también como el romántico, ciertos periodos del romanticismo,  realmente hay autores que me encantan de otros periodos y de otras corrientes, yo te puedo decir que todo el arte me importa.

Me interesan tanto los sistemas pictográficos, que son las artes plásticas, como los visualismos, que es toda la tecnología de recuperación a través de mecanismos, como las cámaras por ejemplo, hasta los conceptualismos. Me importa tanto la experiencia del desarrollo del concepto arte, bajo distintas formas y obviamente puede ser lateralizado mucho a lo corporal, o casi a la desincorporación del producto y de la experiencia afincandose más a la experiencia interior, no solamente mental que me parece un tanto pobre, sino más espiritual.

 

 

¿Vives del arte?

Como una posibilidad de autocrítica en la cual estoy convencido que si uno tiene una alta calidad en la producción artística, no tiene uno porque uno no vivir del arte ni para el arte, ni tampoco porque no vivir con un éxito económico, y habrá también a quien le guste el éxito social, a mi la verdad no me interesa en ese sentido, y  que bueno si uno no tiene una posibilidad de vivir del arte propiamente, propiamente del arte digamos en tantoen productor de fenómenos que abonan al desarrollo de la cultura en general y de la cultura artística en particular, pues es porque o eres mediocre o bien hizo voto de pobreza, o algo así, pero no hay porqué  no vivir de ello. En mi caso en particular  por mi formación familiar y por mi situación, hace ya algunos años que llegué aquí 40. En los últimos 20 no me permití inscribirme a la fecha en los circuitos ni locales que básicamente no existen o han tenido, incipientes experiencias en los regionales como nacionales del mercado del arte o en el gran mercado del arte que es el internacional. Pero digamos, no me niego a ello, es decir, como te decía, he sido bastante descuidado, podríamos decir hasta un tanto perezoso para generar más productos artísticas, es también muy influenciado y no es disculpa, por la inercia del medio, porque aquí no hay mercado del arte. No hay capacidad de formación, y educación de artistas. Hay gente que ha hecho logros, logros que hay que hacer notar, pero con una trascendencia muy pobre. Por lo tanto tampoco hay un sistema de distribución, no existe. No hay capacidad de adquirir, ni siquiera hay la costumbre, o la cultura del consumo artístico. No hay ni producción, ni distribución, ni consumo artístico.