UN GRAN ARTISTA, QUE A PESAR DE SER INVIDENTE, SE GANA LA VIDA

Gerardo Matamoros Alvarado a sus 41 años, es quien deleita con sus melodías a cada persona que pasa y camina sobre la calle de Zaragoza en el centro del estado de San Luis Potosí. Éxitos como: La bikina, Como han pasado los años, Bésame Mucho y más títulos que nunca han de pasar de moda.

Y no es tanto el que él solamente toque para la gente, sino que el es invidente de nacimiento y adquirió una gran destreza para tocar el teclado, pues es algo que toda su vida ha hecho para mantenerse. 

Desde hace 25 años no ha parado. Antes, estaba en un grupo donde tocaban tres personas invidentes, y que siguen tocando por la calle Hidalgo, pero, después sufrió de un derrame cerebral y fue que se tuvo que alejar. Aunque más adelante, posteriormente de salir de este problema de salud, volvió a las calles. 

Fue su padre quien lo enseñó a tocar el teclado desde pequeño y empezó tocando en la escuela donde estudiaba, en aquel entonces la famosa ESTUDIANTINA. 

No sólo toca en la calle; pues las mismas personas que lo ven tocar y que tienen eventos le  han marcado para asistir a eventos privados junto con un vocalista compañero.

“He vivido de todo, cosas buenas y malas, buenas cuando uno tiene eventos y pues ya junto  algo”

Él siempre esta en las calle de Zaragoza de 10.30 am hasta 8 pm y en un local es donde le prestan la luz para poder conectar su instrumento, en el cual no le cobran nada.

“El señor no me quiso cobrar, Gracias a Dios”

“Hasta me acuerdo que una vez yo le di para que pagara, pero me regresó el dinero”