ENTREVISTA CON EL ABOGADO DE LA NACIÓN WIXÁRIKA SANTOS DE LA CRUZ CARRILLO, PARTE II.     

  Nacido en la comunidad de San Andrés Cohamiata “Tateikie”, un poblado de unas 2 mil hectáreas en la época Virreinal entre 1721-1725, territorio inhóspito y mágico donde sacerdotes evangelizadores Franciscanos y Jesuitas fueron mandados a la Sierra Madre Occidental e intentaron conquistar a la nación Wixárika, lográndolo parcialmente en lo físico pero no en lo espiritual, levantando algunos templos cristianos, recuerda Santos graduado en leyes de la Universidad de Guadalajara y quién habló ante la Asamblea General de la ONU alertando a líderes mundiales sobre el ecocidio en Wirikuta.

  “Mis abuelos no hablaban castellano, nos explica, me enseñaron que en la conquista lo único que aconteció fue que la situación geográfica de la nación Wixárika cambió debido a la invasión española y casi todos los Wirrárikas huyeron a lo más profundo de los bosques de la sierra en tanto se arreglaban las cosas” relata.

  Se perdieron unas 74 mil hectáreas para los Huicholes y además los límites entre comuneros se fueron movieron entre los territorios y principalmente le afectó el de los bancos de San Hipólito en Mezcala Durango, debido al nuevo control y disposiciones de los curas evangelizadores representantes de la corona, mismos que al paso del tiempo fueron expulsados paulatinamente, gracias a la resistencia cultural, los habitantes originales que tenían ya gobierno, policía, iglesia y dios propio solo dejaron convivir entre ellos a los verdaderos misioneros que apoyaron sin condiciones al pueblo Wixárika.

  Nos sitúa en este contexto físico y legal de épocas coloniales y según la constitución de los Estados Unidos Mexicanos dicta, para explicarnos el porqué los santuarios de peregrinación en los municipios de Villa de Guadalupe, Matehuala, Charcas, Wadley, La Paz y “ Cerro Quemado” en Real de Catorce en el estado de San Luis Potosí les pertenecen simbólicamente en un sentido moral-espiritual desde hace miles de años, así como los otros lugares en donde los Wirrarikas acuden e ofrendar y hacer ceremonias en el país: tales como San Blas Nayarit , Chapala Jalisco “Xapawiyeme” en donde veneran a la diosa de la lluvia y del mar “Tatei Haramara”, Cerro Gordo en Durango, Santa Catarina y san Andrés Cohamiata “taitekei” y obvio el mismo Wirikuta San Luis Potosi.

  Luego de la traición de las autoridades federales al otorgar inconcientemente o hasta corruptamente las concesiones de sitios sagrados a la minera First Majestic nos preguntamos ¿y ahora qué hacemos? estábamos desesperados, así que buscamos opciones y descubrimos que el gobierno del estado de San Luis Potosí, que encabezaba Marcelo de los Santos, había promovido a propósito de la visita del presidente Calderón a Wirikuta una declaración de área protegida ante la UNESCO, lo que sería fundamental en alegatos legales posteriores para lograr el amparo provisional, abunda el entrevistado.

  Para el 18 de Septiembre de 2010 los Wixárikas decidieron abrirse al mundo alertando sobre la gravedad de la situación, así que se convoca a universidades y organizaciones no gubernamentales en la ciudad de Guadalajara para formar el llamado Frente en Defensa de Wirikuta. El consejo supremo de Marakames se reunió de emergencia semanas antes en la comunidad de Santa Catarina y visualizamos las acciones para emprender la lucha, las líneas generales de acción, solicitud de apoyo a especialistas cómo biólogos, ingenieros, intelectuales, artistas e informadores estos últimos para combatir, además por si fuera poco la desinformación tanto de la minera canadiense como del gobierno federal, que buscaban sembrar la cizaña entre las comunidades Wixarikas, era como lucharon nuestros abuelos contra el “timo virreinal” que en la conquista nos hizo perder legalmente el 50% de nuestro territorio original, ya habíamos aprendido la lección contra el hombre blanco, puntualizó.

 

Moneda que se produce con la plata que extrae la minera.

 

3ª PARTE