ENTREVISTA ABOGADO DE LA NACIÓN WIXÁRIKA SANTOS DE LA CRUZ CARRILLO, PARTE III

El abogado del Consejo Regional Wixárika insiste que es primordial en la lucha por la defensa de Wirikuta hacer comprender, no solo al gobierno mexicano en sus tres niveles sino a la sociedad en general, lo que significa para la cultura Wirrárika el respeto a los sitios sagrados en el desierto de San Luis Potosí, cuya cosmovisión ancestral que está basada en el consumo del “Tatei Hikuri” o Peyote que crece silvestre en solitario y despoblado.“Así como los católicos respetan sus catedrales y su fe, así esta etnia indígena sostiene que “la carne del venado azul” les proporciona energía y sabiduría espiritual desde hace miles de años” remata.

Tal como el niño cristiano recibe su baño como sacramento de una creencia, también los hijos de los Wixarikas viajan hasta el municipio de Villa de Guadalupe San luis Potosi a recibir en una ceremonia mágica un equivalente al bautismo católico, pero ahora innumerables factores están contaminando el agua, peligra la vida y sin este elemento los abuelos, los marakames no pueden realizar los rituales en la madre tierra, si no hay Hikuri pues no hay ofrenda, la cultura fallece y con ella sus hombres, sus mujeres, es una codependencia vital, un ciclo sagrado para mantener viva toda una nación que practica sus propias costumbres.

Tras haber logrado la suspensión precautoria de las concesiones malamente otorgadas a First Majestic Corporation por el Gobierno Federal, el Consejo Wixárika requiere que se concluya ya el juicio con una “sentencia favorable a la ecología, la cultura y la preservación del medio ambiente, que el juez de la causa revoque definitivamente los permisos a la minera canadiense” subraya.

“Encontramos oposición a la defensa de nuestro territorio, lo que va más allá del concepto de ser dueños de los terrenos, a como lo entienden los ejidatarios y empresarios, los fundamentos legales no justifican nunca la destrucción de la naturaleza y la vida con el argumento de recibir riqueza material, ya sea para extranjeros o locales, nosotros venimos a Wirikuta periódicamente, realizamos una ocupación tradicional intinerante que no requiere títulos de propiedad ni escrituras, respetando a los gobiernos municipales, a la población y sobre todo a los recursos naturales” apunta De la Cruz Carrillo.

Así la estrategia continuó más allá de nuestras fronteras, en el Foro Permanente para las cuestiones indígenas en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York a donde Santos de La Cruz acudió para disertar sobre el tema, proponiendo que en lugar de concesionar el área a la salvaje explotación minera, se recurran a medios alternativos y ecológicos para generar empleo en la región en disputa, esta es toda una cultura de supervivencia apoyada por artistas de rock (Wirikuta Fest), académicos, y ONGs que han logrado al menos detener provisionalmente el uso de dinamita y cianuro en donde crece el peyote y otras especies de fauna y flora importantísimas para el equilibrio del desierto.

Cuestionado sobre el control de los recursos económicos que han generado las organizaciones en apoyo a la causa, indicó que es difícil controlar todas las acciones de los colectivos y grupos que los han apoyado, de que si se generaron millones de dólares para la defensa de Wirikuta, o se aprovechan de la imagen icónica del pueblo Wixárika, estimó que es complejo todo lo que se ha venido encima, la atención mediática, los debates entre autoridades turísticas, ejidatarios, lo que finalmente para el pueblo huichol no importa si es preciso para conservar sus sitios sagrados.

Sobre su experiencia al hablar ante el alto comisionado de las naciones unidas (ONU) en el foro de Nueva York recuerda emocionado, subí al estrado con solo un minuto para hablar, dije lo que pude tratando de hacer conciencia, el tiempo voló, en el estrado hay un botón de alerta que enciende en rojo a los 80 segundos máximo y que indica que el tiempo ha terminado “Yo seguí con mi discurso el botón encendió dos veces, me toleraron y me sentí satisfecho”. ¿Sabes Carlos a quien solo han permitido hablar más de tres minutos en la ONU? La verdad no, respondí sorprendido… “A Fidel Castro Ruz que habló por siete horas” bromea el entrevistado finalmente.