LAS MUÑECAS, PIEZAS DE RITUALES

Desde el Antiguo Egipto, se comenzaron a fabricar muñecas con trozos de madera rectangulares y durante el imperio Romano se hacían muñecas de barro, madera y hueso, las cuales eran colocadas en los sepulcros de las niñas que fallecían para hacerles compañía. Además, antes de casarse las jóvenes ofrendaban una pequeña muñeca a Venus, la diosa del amor, como símbolo de que dejaban su niñez y se convertían en esposas y futuras madres.

COMO DATO CURIOSO…
En Inglaterra, durante el siglo XIX, las familias Montanari y Pierotti fueron las más importantes productoras de muñecas, mientras que en Francia, Francois Gaultier y León Casimir fueron los principales fabricantes de muñecas para diseñadores de moda.

En Inglaterra, durante la segunda mitad del siglo XVIII, algunas casas de artesanos elaboraban muñecas para venderlas como juguetes. Fue para el siglo XIX  cuando  las muñecas adquirieron importancia  como un juguete para el desarrollo de los niños. Desde entonces, las muñecas adquirieron importancia  como juguetes y su fabricación se incrementó.

Inglaterra, Francia y Alemania  eran los países que se disputaba el título mayor de productor de muñecas.

Al paso del tiempo se han ido incorporando más habilidades a las muñecas, como dar pasos por sí solas, repetir palabras, comer, llorar, orinar, babear y demás.  Ésta mezcla de realismo y falta de vida  es quizá lo que produce  al mismo tiempo atracción y temor. Para algunos son como pequeños cadáveres, a otros les parece que en cualquier momento cobrarán vida.

La aversión hacia las muñecas ha sido  explotada en el cine y la tv  para recrear juguetes poseídos por demonios  o espíritus malignos.  Como las películas de CHUCKY, ANABELLE, entre otras. Y entre una de esas n se encuentra la famosa historia de la muñeca:

 

PUPA, “LA MUÑECA EMBRUJADA”

Esta muñeca fue fabricada en 1920 para parecerse exactamente a su dueña italiana, una joven pequeña que medía 35 centímetros. Ambas eran vestidas y peinadas iguales.

La dueña de Pupa le aseguraba a sus padres que la muñeca estaba viva y hablaba con ella todos los días. Poco a poco se convirtieron en las mejores amigas hasta que falleció en 2005. En las fotos que tomaron de ambas, los familiares se dieron cuenta que en las imágenes Pupa parecía una niña de verdad, les costaba distinguir cual era la niña y la muñeca.

En ese año fue cuando la actividad paranormal empezó a notarse considerablemente. Los familiares encerraron a la muñeca dentro de un gabinete de vidrio para que se mantenga en perfecto estado. Pero a Pupa no le gusta estar encerrada porque en las noches pueden escuchar los golpes en el vidrio, también notaban que cambiaba las piernas y brazos de posición, hasta sus expresiones faciales.

Investigadores han asegurado que los movimientos de la muñeca son tan lentos que no son detectados por los ojos humanos, pero los videos e imágenes si pueden capturarlos. Actualmente la muñeca continúa encerrada pero la locación se mantiene en secreto para que nadie se la robe o libere.

Y así como esta historia, hay muchas más…