La veladora apagada

San Luis Potosí, S.L.P.

0
91

Esta es una historia real, que me contó una señora que trabajaba conmigo, un 2 de noviembre me encendía las veladoras en el altar, cuando ella se quedó callada, pensativa. De pronto me dijo “Yo tengo 3 hijos que han fallecido y colocó 3 veladoras cada año, una para cada uno, pero 1 de ellas siempre se apaga”.

Le pregunté ¿Que si no pensaba que fuera un mensaje? entonces me contó “Que cuando iba a nacer el bebé, acudió junto con su esposo  a una clínica cercana a una clínica del Seguro Social, ella dijo que estaba consciente cuando nació su hijo, que lo vio y lo escucho llorar, pero no se lo acercaron y ella se desmayó. Cuando despertó le dijeron que el bebé estaba muerto, su hija fue a recibir el cuerpo, le dieron una caja de zapatos con el cuerpo de un bebé muerto y con gusanos, les dijeron que tenia días muerto dentro del vientre de su madre”.

Pregunté para poder investigar en la clínica ¿Y le dieron algún documento en la clínica?  Dijo: “No, No sabemos leer y escribir, por eso no pedimos nada. Pero pienso que mi hijo vive, que me engañaron para robarme a mi hijo, pero mi esposo nunca quiso hacer nada, pues así me quedo con una veladora que se apaga cada año, nunca sabré la verdad con certeza, aunque mi corazón me dice que está vivo, y así pues rezo por él, nada más”.