Ana una mujer joven, deportista, cuidaba su alimentación, madre de dos pequeños niños, tenía un matrimonio estable, amaba profundamente a su marido, vivía felíz.

Pero su felicidad de pronto se vio opacada cuando una mañana llegó un paquete con fotografías de su esposo en la cama con otra mujer, su corazón se rompió en ese momento.

Pidió a su esposo se marchara de su casa, pero él se negaba, no quería dejar a su familia, le pedía perdón, le decía que la amaba, se volvió miel y dulzura con ella, Ana dudaba en perdonarlo.

Pero siguieron juntos unos meses más, ya que la tercera en discordia no estaba conforme con esto, le llamaba para insultarla, le decía cosas horribles, la amenazó con matarla, Ana le contó a su esposo pero el no le creyó, entonces le volvió a pedir que la dejará, que se fuera de la casa y él lo hizo, pero no como la amante pensó, él se fue a vivir sólo.

La amante enfurecida tenía más odio contra Ana, quien de pronto salía de su casa y el puerta encontraba objetos extraños, un día encontró una muñeca con alfileres, otro día tierra negra en el suelo con palabras que Ana no comprendía todo lo que pasaba, ni el porqué, pero tomó fotografías para investigar que era.

Antes de descubrir lo que sucedía, comenzó a enfermar, estaba en cama le era muy difícil atender a sus pequeños hijos y su esposo no tomaba en serio su enfermedad, su Vecina era la que la apoyaba.

Una noche Ana ya no pudo más, termino en el suelo si poderse mover, uno de sus hijos llamó a una vecina quien fue a proporcionar ayuda, terminó en el hospital, dónde le realizaron varios estudios y le dijeron que su corazón estaba frágil, que le había dado un infarto, estuvo a minutos de morir, obviamente su esposo brillo por la ausencia, aún cuando la Vecina lo llamó para informarle lo sucedido.

Ana con ayuda de su vecina intentaba salir adelante, pero su salud no mejoraba, llegó un punto en el que no podía levantarse de la cama, cuando el médico la revisaba le decía que con el tratamiento ya debería de sentirse bien, pero la salud de Ana no mejoraba.

Hasta que la vecina en su desesperación por ver a su amiga mal, llamó a un chamán, para que fuera a realizar una ‘Limpia” (un ritual para quitar trabajos de magia negra y alejar malas energías).

Al llegar el chamán Ana tenía ya un color verdoso en la piel, entre él y la Vecina lograron que se levantará para realizar el ritual.

Comenzó con un ramo con flores y hierbas a golpear suavemente a Ana, quien parecía desfallecer, en momentos la sostenían, tuvieron que colocar una silla y sentarla ahí, ya que parecía se desvanecía, luego le pidió el Chamán a Ana sostuviera un huevo en una mano y en la otra un limón, el seguía rezando, después tomó el limón y huevo para pasarlos por el cuerpo de Ana, al terminar realizó un círculo al rededor de Ana, con sal de mar, luego con alcohol y lo encendió, el círculo se cerró rápidamente las llamas se volvieron remolinos, muy impresionante el chamán no paraba de rezar, de pronto Ana se desmayó, en el momento la atendieron para que despertará, pero al abrir los ojos ella dijo que había visto unos animales feroces entre las llamas, también vió cómo habían huido, ella pudo levantarse sóla, ya no necesito ayuda, a los minutos su rostro ya tenía color, entonces comenzó a contar todo lo que había encontrado en la entrada de su casa incluso mostró las fotos, el chamán le explicó que le estaban realizando trabajos de magia negra para matarla, cosa que por poco consiguen, le dió unos amuletos para que la protegieran.

Ana no sabía que existiera magia así de poderosa, como para matar a una persona, pero creyó en todo lo que le dijeron, por una sencilla razón, desde ese día se sentía bien, incluso cuando acudió a su chequeó con el doctor, él mencionó que su salud está excelente, retirando los medicamentos.

Ana no volvió con su esposo, no pudo perdonar el que el no se ocupará de ella cuando estuvo enferma, que la dejará sola con sus hijos cuando lo necesitó.

Vive tranquila con sus hijos, conserva la amistad de su vecina, a la que agradece seguir con vida, ya que afirma que ese día que llevó al chamán ella pensó moriría.