Una noche en donde no solamente confluyó sino también incidió  en esta riqueza musical como de buenas letras,  es así como en esta noche, el barítono Daniel Cerón y Pedro Damián Martínez compartieron esta noche, un recital de amor a voz y piano que se llevo a cabo en lo que en su momento fue la sala de espera del otrora estación ferrocarril, hoy, Museo del Ferrocarril “Jesús García Corona”.

Como carburante inicial, -Marchita el alma- de María Grevier, fue el detonador en este emotivo  y evocador viaje por composiciones variopintas que fueron desde el amor en toda la expresión de la palabra, sin hacer desdén del desamor.

De Gabriel Luna de la Fuente interpretó este dueto de voz y piano -Grito prisionero-, por cierto, una de las canciones favoritas de Daniel Cerón, aunado con el plus del excelente arreglo del también potosino Julio Morales.

Sin más incidir en esta mediata empatía con un público atento, gracias a: -Borrachita- de Tata Nacho y – Mujer- de Agustín Lara-, ésta última la cual dedicó como homenaje y dedicatoria a todas las mujeres y amigas.
Indudablemente más allá de la formalidad misma del recital, Daniel Cerón logró crear esta cercanía con el publico al invitarlos a cantar, a bailar e indiscutiblemente fue en este momento de bajar para el escenario para felicitar personalmente a una pareja que cumple 58 añso de casados y dedicarles con mucho respeto y cariño una de sus canciones favoritas- Alma mía- de María Grever.

Con canciones más llegadoras y más solemnes, sin perder su sutileza y encanto como: -Dime que si- de Alfonso Esparza Oteo, – Te Quiero, Dijiste-, de Alfonso Ortiz Tirado, -Divina mujer- de Jorge del Moral y con  -Rival- de Agustín Lara, cerraron este recital de amor a  voz y piano, al ser reconocido la gran calidad y calidez en las interpretaciones tanto en la voz como en el piano por los asistentes que ante un revulsivo aplauso ,  volvieron para ofrecer como encore: – Júrame- de María Grever.

De esta manera, esta noche de 14 de febrero, se escucharon y a su vez se vivieron, se contaron historias de amor de distinto corte y refrendar no solo este viaje en el tiempo, sino también que la buena música no tiene vigencia.

“Ya que para nosotros es un verdadero placer interpretar estas canciones bellisimas” apunta Daniel Cerón.

Un evento organizado por el Museo del Ferrocarril “Jesús García Corona” que se unió a los festejos del día del amor y la amistad.