La historia de un espectro

Algunas personas hemos vivido anécdotas inexplicables a través del tiempo, es por eso que hoy te compartimos una historia más, sobre un hecho ocurrido en el año 2002, rumbo a la carretera libre de Rioverde, San Luis Potosí…

Compartida por: Iván
(San Luis Potosí)

Una de las historias que viví en la carretera libre a Rioverde, San Luis Potosí, fue cuando yo tenía como 7 años (o sea en el 2002 más o menos),  iba en el carro de mi prima y su esposo con 3 de sus hijas. No recuerdo exactamente el kilómetro, pero recuerdo que como a mitad del camino del lado izquierdo hay una tienda y del lado derecho está inmediatamente el cerro muy arbolado.  Cuando íbamos en camino, el carro empezó a fallar y terminamos detenidos frente a la tienda mencionada antes, mis sobrinas y yo (nadie era mayor de 8 años), nos bajamos a distraernos mientras el esposo de mi prima arreglaba el carro. Una de mis primas se asustó y nos señaló hacia arriba del cerro, todos volteamos, pero sólo ella y yo vimos a una señora vestida de negro con un rebozo verde, era muy delgada y estaba muy lejos, estaba estática y sólo se nos quedaba viendo. Como sólo una de mis primas y yo la vimos le restamos importancia y seguimos jugando, fuimos a la tienda y cuando regresamos al carro volteé hacia arriba y vi que la señora seguía ahí pero ahora estaba más cerca, pero aún seguía lejos, y dije: – miren;  mis sobrinas voltearon y ahora si la pudieron ver, lo que más nos sacaba de onda es que se nos quedaba viendo, si nos movíamos, movía la cabeza siguiéndonos. Como mi prima y su esposo no la veían todavía, seguían concentrados en lo del carro, entonces como buenos niños fastidiosos nos metimos al carro para presionar a que arreglaran el carro, y otra de mis primas dijo: – “ya se acercó la señora”, creímos que lo decía para intentar asustarnos, entonces sus hermanas no voltearon, pero su papá y yo sí, y efectivamente estaba más cerca, entonces el papá de ellas grito: – ¡Súbete Laura! allá lo arreglamos,  y se subieron al carro y como pudo lo prendió, todo jaloneándose llegamos a la casa a la que íbamos en Rioverde, y le pregunté por qué se había puesto así, y me contestó:- No le digas a nadie, pero cuando estaba más cerca la señora no tenía pies, y los seguía viendo a ustedes.

Me asusté y todo pero no le dije a nadie en ese momento, cenamos y nos fuimos a dormir. En la noche alguien abrió de azotón la puerta y la ventana del cuarto dónde se quedó mi sobrina (la primera que vio a la señora) nos levantamos y no había señas de que hubiera entrado alguien.

season 1 creepy nickelodeon scary ghost

Si tienes alguna historia o leyenda que compartir, contáctanos o envíanos un mensaje.