Marginados los creadores por autoridades culturales.

La escultura como movimiento cultural está muerta en San Luis Potosí. Es la rama del arte más abandonada, marginal, agonizante, por la falta de atención de las autoridades correspondientes, cuya actitud idiosincrática no les permite ver que, aunque pocos, hay muy buenos escultores en la capital del estado e incluso en el interior, la escultura siempre desplazada por la pintura, por la falta de una visión equitativa en el área de las artes plásticas potosinas.
“Inche Línea” exposición del escultor potosino Juan Gutiérrez González, montada con coraje y dignidad en la galería de piso del Instituto Potosino de Bellas artes (IPBA) es una propuesta cuasi secreta, en donde fragmentos de vivencias personales explotan en trazos y líneas, psicología de un lenguaje bastante escondido de lo ordinario, de lo convencional, lo que da la oportunidad de que el público espectador saque sus propias conclusiones del objeto expuesto a la vista, a lo Rayuela de Cortázar.

En mis obras no quiero que entiendan nada de lo que quiero decir con mis montajes, el arte no tiene porqué entenderse, el arte se siente, se vive, comenta nuestro entrevistado, el título “Inche Línea” es precisamente la revalorización del primer acercamiento al que se enfrenta cualquier artista que decide penetrar al mundo de la plástica, revalorizar lo que es el dibujo.
Respecto a la situación de la escultura contemporánea en el estado de San Luis Potosí, lamenta que los intereses mafiosos, tal vez, han cerrado las puertas a los pocos escultores que hay, es una realidad muy negativa, el escultor es un artista invisible, casi sin apoyo, a veces no se trata ya de producción y reconocimiento sino de investigación del proceso creativo, que en mi caso me llevó a idear esta pieza monumental de acero sin título aún y que busqué donar a la ciudad sin éxito, pues arguyeron que no había dinero para el mantenimiento de la pieza.
La verdad es que da tristeza que la gente piense que la escultura artística de la ciudad los representen estatuas como las de “Juan del Jarro”, “El señor de las palomas” o “El padre de familia” colocadas en las plazas públicas principales del centro histórico según fueron concursadas, no hay futuro, en realidad escultura no hay en San Luis, sin apoyo, no hay un portal abierto para el escultor está frenado, congelado y sobrevive en la docencia es decir, de plano no hay reconocimiento de esta rama o actividad del arte, la escultura contemporánea todo es simulación.
Hizo un llamado abierto a las autoridades a través de este medio de comunicación para que exista más apertura con el casi inexistente gremio, que se apoye a los escultores de la ciudad capital, a los de Venado, salinas y de Ciudad Valles, en donde nadie ni pueblo ni autoridades saben de su existencia y son excelentes artistas. Todos padecemos lo mismo: falta de apoyo, de difusión, de reconocimiento…