Una noche en donde la cantante Malena Durán no solamente se ofreció sino deleitó a los potosinos con un excelso concierto integrado por compositores mexicanos y de trova mexicana, al tener como escenario la Plaza del Carmen y ser parte de las actividades del Festival de San Luis Potosí en su edición 2018.

En esta su primera visita a estas tierras potosinas Malena Duran no solo compartió este recorrido a través de sus canciones, que van desde la tradición hasta estas voces contemporáneas de hacer la canción, aunado a la excelsa interpretación quien logra arropar no solo con su interpretación sino al saber conjugarla con este repertorio que ofreció en esta tarde.

Compositores como: Pepe Elorza, Rafael Mendoza, Armando Rosas, David Haro, como de los poetas; Rosario Castellanos, Ramón López Velarde, Jaime Sabines, Federico García Lorca y Mario Alonso.

Reflejas en canciones como -Matamos lo que amamos- de Rosario Castellanos, -Debo como hoy- de Federico García Lorca, -El Pavorreal, un son que refiere a versos de la revolución; seguir con una de las canciones consentidas de Durán -Dame una mentira- de Rafael Mendoza, -Lento, amargo animal…- como- los amorosos- de Jaime Sabines, – La mesa puesta- y -los gatos no creen en los ángeles – de Armando Rosas, -Fuensanta- de Ramón López Velarde y, -Enteramente para mi- de Rafael Mendoza.

Perteneciente a la misma generación de Susana Harp, Claudia Martínez, Iraida Noriega y Lila Downs, Malena Durán comparte el escenario y lo hace con el compositor y cantante potosino José Antonio Parga quien interpretó dos canciones: – Las hormigas – de Ramón López Velarde y – Cielo de antenas- de Mario Alonso.

Ante el cálido aplauso de un público que disfruto de este recorrido composicional a pesar de desconocer muchos de estas canciones interpretadas esta noche, agradeció tal recibimiento y complicidad al cantar – Aquí me quedo- de Pepe Elorza y – Gea- de David Haro.

Al comentar que se encuentra en su mejor momento, en donde se siente más segura al subir al escenario y no solo sentir mucha felicidad sino esta emoción cantando, al saber que ésta es replicada por el espectador.

En donde no solamente te arropa, todo gracias a este abanico en base de los diferentes matices de su voz que oscila entre las sonoridades del blues, jazz, reggae y los ritmos afroantillanos, sin abandonar sus raíces mexicanas a través de ritmos como el son, el bolero, el huapango y la canción ranchera, sino incidir en esta complicidad de un hasta entonces expectante escucha en volver en un cómplice, sin hacer dejo de esta hermandad musical de José García Montemayor en la guitarra, Alexis Estrada en el teclado, Juan Cristobal Pérez Grobert en el bajo y Paty Piñón en las percusiones.

Al comentar que su estilo es el riesgo, “de hacer propuestas nuevas, representar a través de mi voz a los mejores compositores, así considero los mejores del país y pues eso es lo que yo hago”.

“Mostrarle al mundo primero a México, México para los mexicanos en el buen sentido, es decir, que nos redescubramos cada vez, que sepamos lo que la riqueza tan grande con lo que contamos, porque de repente no nos conocemos, ni nos comprendemos, ni nos reconocemos y parte de mi labor es esa. A mi esos compositores me dieron un motivo para ser cantante, entonces si yo a través de mi voz puedo recrear mi trabajo y puedo hacer que otras gentes los conozcan, es maravilloso “.

El referirse al compositor chiapaneco Pepe Elorza, suspira y responde Pepe Elorza es genial, a Pepe Elorza no le conozco una canción mala, sobre todo tiene el tino de unir una melodía con una palabra y eso es algo que muchos compositores lo tienen y no de una manera tan afortunada. Es un personaje en si él, Pepe, pues Pepe es Pepe que te puedo decir”.

“Yo creo que México somos un pueblo muy musical, ahora que tipo de canción. Yo creo que actualmente la canción que se escucha a nivel masivo en México esta cayendo en una pobreza melódica, rítmica y pobreza letrística, pues a mi me parece muy preocupante que personas que no cantan, que no componen y que el hacer letras misóginas, con la apología a la violencia sean las gentes famosas y sean los cantores y compositores del pueblo y sean los exitosos, pues realmente tienen el único mérito de utilizar la palabra para desgraciarla, la verdad”.

Pero no hay que olvidar que el pueblo mexicano tiene una gran memoria, porque aquí finalmente aquí se ha gestado mucho la mejor música del mundo, y para muestra esta lo que hizo en su época Agustín Lara, María Greever, lo que ha hecho José Alfredo Jiménez, Armando Manzanero, Álvaro Carrillo, Guty Cárdenas y tantos grandes compositores que están al tú por tu con cualquier compositor del mundo, y que representan mucho de lo mejor del mundo que se ha hecho en este país. Entonces eso es yo creo que es lo mejor de la canción en México entre otras cosas”.

De ahí que la canción actual “yo creo que necesita de ser reivindicada, revalorada y también necesita de haber un poco más de filtro para que a los jóvenes lleguen otras posibilidades musicales, no solamente el reggeton, no solamente la música de banda, no solamente el mal pop sino los malos cantantes, que no son malos cantantes, sino les ayudan con aparatos y equipos y que las letras son una desgracia”.

Al comentar que acaba de tener una colaboración con el cantautor potosino Dario Parga con una pieza bajo el timming cardenche.

Para más información de Malena Durán puedes checar en las redes sociales.