LA FASCINANTE COMIDA ITALIANA

DIVERSIDAD, CALIDAD , ORIGINALIDAD

   Abundancia de olor y de sabor, de espíritu inmortal, la gastronomía italiana no es solo una de las cocinas más imitadas en el planeta, sino que es parte de la herencia que la historia maravillosa de esta nación mediterránea ha legado a la humanidad,  se ha vuelto tan común que en cualquier lugar del orbe podemos degustar de una pizza o una pasta, alimentos de tradición centenaria que nos han conquistado a través de los siglos. Nada como visitar el Norte de Italia para descubrir los secretos de tan exquisita nutrición.

Desde mi llegada a Roma la ciudad eterna ya había empezado a degustar diversos tipos de quesos, jamones, pan y vinos, todo tipo de cervezas,  así como de la primera pizza deliciosa en tierras del antiguo imperio, todo muy rico, casero y en el calor del hogar de mis anfitriones Gianni Lelli y Margherita Scarponi, pero la experiencia real apenas comenzaba, no fue hasta que viaje a la región de Emilia Romaña   que tuve la oportunidad de conocer, degustar, disfrutar de una verdadera comida italiana de alta clase culinaria.

A través de Gianni Lelli conocí este fabuloso restaurante denominado “Castagnino” en las colinas de la ciudad de Cesena, cuyos propietarios Lamberto y Adriana Lelli, así como su hijo Isaia quien  es un estupendo host, es un lugar fuera de serie, de entrada no tienen ni página web ni anuncios, tan solo unos pocos privilegiados habitantes y turistas o aventureros como yo,pueden llegar hasta la cima de una montaña cruzando el bosque y obtener esta vista espectacular de una sierra bellísima, tampoco hay carta y el único mesero es el propio Isaia, los platos se combinan entre sí logrando una variedad insuperable.

Las opciones son Conejo al horno, Beef florentino, Galletto de Pollo, Raviolis rellenos de queso, una pasta “Tagliatelle” elaborada con huevo y que le da esa tonalidad amarilla, verduras asadas con salsa Ragú y queso parmesano, vinos de la misma cantina (viñedo) del resto, blanco y rojo, agua de manantial, todo en una tarde de fogata, estrellas y olor a leño, paradisiaca cena de bienvenida ¡Grazie!

Como aperitivo me presentan  estas llamada “Bruschetta” una especie de “mollete” mexicano  pan tostado tipo “bolillo” con queso “panceta” y tocino, bañadas en salsa de tomate con orégano, además aparece un plato lleno de “Piadinas” que son como tortillas tipo “pita de harina” rellenas con lechuga y queso, jamón o salami partidas en triángulo… las copas de vino Chardonnay Blanco y Rojo de uva  “Sangiovese” empiezan a ser vaciadas en tanto vienen los platos más fuertes…

Comentamos con nuestro anfitrión Gianni Lelli de cómo sus tíos dejaron el negocio de la joyería   en el año 2003 para dedicarse al de la gastronomía, abrieron el sitio y apostaron a las recetas familiares que tanto gustaban a chicos y grandes y que han pasado de generación en generación, y la acertada decisión de levantar las ruinas de una casona en los bosques y cultivar su propia vid, combinando la vinicultura con excelentes resultados pues el lugar ha sido un éxito rotundo en las comunas (municipios) de los alrededores…es una familia muy disciplinada, por la mañana trabajan en los viñedos y en las tardes a cocinar y atender a los clientes, no hay empleados excepto una muchacha rubia que asiste a la pareja, todo es hecho prácticamente a mano. En sus guisos descubrí su secreto: Amor a la vida a la comida a la paz y a la creatividad…

 Apenas y medio termino mi “Bruschetta” llega una bandeja de verduras berenjenas, cebollas, tomates en salsa ragú, un plato de papas, asadas, dios… exquisitas, acompañadas de una pasta “Passatelli” elaborada de más, pan, huevo y nuez moscada, la combino con mi “Piadina” que me recuerda una quesadilla de harina pero dura, el conejo está macerado en vino blanco, ajo y romero, parece que nunca voy a terminar, la mesa está llena de manjares, bajo la luna llena, solo disfruto infinitamente las patatas,las pastas, delicioso “Yummie”, los sorbos de vino blanco y agua, aún faltaban los postres, los digestivos, las charlas, las anécdotas de México tierra que tanto aman miles de italianos, finalizó con una “grapa” que es una especia de licor fuerte de uva…sensacional…faltarían muchos más platillos increíbles, no cabe duda en Italia comen y comen muy bien…

( Continuará)…