Esta es la historia de amor, de esos que superan el tiempo, el espacio y la vida.

Todo comenzó en la universidad, José un joven atractivo, carismático, poeta y músico, además de ser muy inteligente, cursaba el quinto semestre de la carrera de Ingeniería.

Una mañana la vio, Margarita una linda chica, callada, sería, dulce, con unos ojos color miel que cautivaba a cualquiera y así fue José quedó sorprendido al ver su belleza, caminaba tan segura, sin dudarlo se acercó a ella, pero su intento fue inútil, ella solo sonrío y siguió su camino.

Pero José no se daría por vencido, así que comenzó con una rosa en el mesabanco, después fueron poemas, cada día tenía un detalle, hasta que se animó a invitarla a salir, sorpresivamente tuvo como respuesta un sí, y así comenzó su historia de amor.

Eran pareja que se amaba demasiado, el siempre le decía a ella “Te amare hasta que me muera y después también, serás mía por siempre”, vivieron un romance por unos años, terminaron la universidad, pero con el tiempo los celos de José fueron creciendo, se volvió una relación algo tormentosa, no quería que nadie se le acercara, Margarita se sentía agobiada, eran discusiones, pleitos y reconciliaciones.

Margarita se sentía enamorada, pero las discusiones subían de tono, cada vez más violento,  pensó que era peligroso, lo seguía amando pero decidió dejarlo.

Pero para el joven enamorado, no fue sencillo olvidarle, le seguía mandando una rosa por cada mes que pasaban juntos. Pero cuando ella lo dejo, las rosas no dejaron de llegar, como en cuanta regresiva, por cada mes lejos de ella llegaba una rosa roja, lo que en un principio era romántico, terminó siendo molesto, ella se sentía acosada, José aparecía a donde ella fuera, de pronto aparecía cuando caminaba por la calle, cuando estaba en el trabajo, incluso cuando llegaba en ocasiones a su casa, él estaba esperándola sentado en el escalón de la entrada, llegó a ser molesto e incómodo, no podía salir con nadie tenía miedo de encontrarse con José y le hiciera un escándalo como acostumbraba hacerlos cuando la encontraba platicando con algún compañero en el trabajo.

Pero un día un suceso trágico pasó, el joven tuvo un accidente, lo ingresaron de emergencia al hospital, había que operarlo, no sabían si sobreviviría, él quería ver a su amor, ver esos ojos tiernos de los que se había enamorado, pero no tuvo tiempo, le dijó a su madre, que aquella joven había sido el amor de su vida, que la amaría mas haya de la muerte.

Murió 5 minutos después, como era de esperarse la noticia corrió como pólvora, ella se enteró de la trágica  noticia, se encerró a llorar, pasó días en se cuarto escuchando un casete que José le había regalado, una y otra vez, la familia de ella estaban preocupados, pero le dieron el espacio que necesitaba.

Después de esos días intentó seguir con su vida normal, pero no le era posible, cuando estaba sola en su habitación podía oler de pronto el perfume que José usaba, como si estuviera él ahí, pensaba que se sentía nostálgica, que era algo normal, pero poco a poco los suceso fueron siendo más frecuentes, se encendía el radio justo con la canción favorita de él. 

Todo cambió cuando Margarita comenzó a salir con un Ángel, un joven que le presentó una amiga, se veía emocionada, contenta, bastante animada.

Una noche estaba arreglándose para salir con Ángel cuando se azotó la puerta, ella se sobresaltó pero pensó que había sido el viento, después las cosas de su tocador cayeron al suelo, Margarita brincó quedó ahí de pie, viendo cómo todo se convertía en caos, sus libros eran azotados en la pared, lanzados por una fuerza extraña, no sabía qué pasaba estaba asustada, pero percibió el aroma de José, escuchaba murmullos pero no alcanzaba a entender lo que decían, mientras veía cómo las cosas volaban a su alrededor.

Se dio cuenta que era José, comprendió que estaba enojado por que saldría con Ángel, vió la silueta de él, no tenía duda, recordó aquella frase de “serás mía por siempre”, sintió mucho miedo y un escalofrío recorrer su ser.

Pero ella estaba sola en casa esa noche, lo único que se le ocurrió fue rezar, pero no parecía funcionar, escucho eres mía y lo serás por siempre, te llevaré conmigo, muy asustada se aferró a rezar más firmemente, hasta que las cosas pararon, los libros cayeron al suelo, se sentó en el suelo y comenzó a llorar. 

Cuando regresó su familia ella narró los hechos, para que le dieran apoyo, al día siguiente fueron a buscar un sacerdote, se ofreció una misa en nombre de José, por su descanso eterno, mientras que en su casa se realizó algo parecido a un exorcismo, también el sacerdote bendijo la casa, fue entonces que ella pudo continuar con su vida normal, pero tardó 3 años en volver a salir con alguien más.