LA LA LAND

THE KILAUEA THAT BROKE MY HEART AGAIN! BUT BEAUTY

 

Creativa, espontánea, la renovación de una verdadera historia de amor, ya que responde a la pregunta que muchos nos hemos hecho en ocasiones: ¿Se puede tener al amor de tu vida y la realización de tu sueño al mismo tiempo?

La primer escena es realmente la gloria de un plano secuencia animado, ágil, divertido y lleno de color, la coordinación es imprescindible en cada bailarín y con eso nos da grandes expectativas.

Todos estamos hechos para un sueño, creemos en el, dormimos pensando en ello, decoramos nuestras habitaciones, lo mentalizamos y lo planeamos, en fin vivimos totalmente para ello. Hasta que llega un momento en el que comenzamos a disfrutar de otra manera creando un sueño más, un sueño alterno, improvisado, no planeado, ¿por qué? porque así es el corazón, reclama su lugar, reclama su espacio, reclama el latir por algo más, por alguien más, por sentir el amor de alguien a nuestro lado. Y de repente nos encontramos en un mundo soñado, recordar el nombre de la película, a media película, es estar consciente de que lo que estamos viendo es un sueño y algo maravilloso que tendrá un buen final pero no el que estamos esperando.

Te distrae, te lleva a la fantasía, te sube a las estrellas, te hace que te olvides, pero no del todo ya que ese sueño se lleva ahora entre dos, para dos, por dos y es ahí donde entra el conflicto y ni siquiera lo notaste.

LOS SUEÑOS NO SE COMPARTEN

Tiene el descaro de hablarle de frente a los soñadores, a esos tontos sin remedio que eligieron un cómodo escritorio y un exclusivo horario de 8 a 4 de lunes a viernes para soñar en sus tiempos libres y postergarlo todo.

Nos grita en la cara ve a por tus sueños y deja de llorar como un bebé, abogados ya hay muchos, nos muestra un mundo que ignoramos !porque vamos!, no todos saben de jazz.

Y… esta vez no me meteré en la parte técnica ya que nos ofrece más la historia y el modo de cómo es contada, el como nos hace subir y subir y subir, nos pone el cinturón de seguridad y nos avisa que es lo que sucederá después y aun así de tan grande altura disfrutamos desde el punto más alto la caída y así, tirados en el suelo con esa gran lección de amor nos despedimos con la gran sonrisa de Ryan y los expresivos ojos de Emma.