ENTREVISTA CON EL ACTOR ALEMÁN LARS EIDINGER


Una verdadera puesta en escena de locura con tintes ultramodernos de acorde con la vulgaridad de los tiempos violentos en este siglo XXI resultó ser la versión de “Hamlet” teatro isabelino siglo XVII del dramaturgo inglés por excelencia William Shakespeare presentada por la mítica compañía de teatro alemán “ Schaubühne Am Lehniner Platz ” fundada en 1962 en Berlín, en el marco del Festival Internacional Cervantino (FIC) 2019, aunque el grupo de teatro teutón logro mantener la atención del respetable por casi tres horas en el Auditorio del estado, no faltó la interacción chusca en esta farsa-tragedia con el pueblo mexicano.

Entrevistamos al principal actor de la obra cuyo personaje es Hamlet protagonizado por Lars Eidinger quien sobra decirlo es el que lleva bajo sus hombros el ritmo de la obra llegando a conmover al espectador con su excelente y polifacética actuación.

“Soy actor y director de teatro de Berlín, quiero aclarar que esta puesta en escena de Shakespeare es al menos, en lo referente al texto muy fiel a la obra original, no hay muchos cambios, que creemos en la fuerza de la obra, ni es una versión libre de lo que escribió el autor inglés, respetamos el texto en inglés traducido al alemán y no hacemos ninguna interpretación del mismo, nos concentramos en el texto, tal como fue concebido” explica. “Hay que también destacar en este sentido que no tratamos de hacer una obvia interpretación del Hamlet para traerla a nuestros tiempos, esta puesta en escena es desde luego muy contemporánea, pero tratamos en el caso de vestuario, escenografía y otros recursos teatrales como video, luces y sonidos de no homologar una época en que transcurre la línea del tiempo… toda la concepción está más bien en una idea conceptual atemporal para crear a Hamlet como un anti héroe, no es un Hamlet que responda al alter ego del director (Thomas Ostermeier) sino es más alguien lleno de mentiras y paradojas, esto es muy importante, el parte de la miseria de su drama personal para crear en un espectro intra familiar lleno de dudas e ideas y de venganza”, agrega antes de empezar la última función de la Compañía en México.


“Presentamos un Hamlet con menos dudas y más decidido. Esta es parte de la obra se dónde se pone la máscara de locura para actuar, no está claro si es o se cree loco lo que si está desolado, no confía en si mismo ni en su madre que le miente, la madre juega un papel básico, es una personaje muy importante en todo nosotros, tu madre te puede hacer perder, proyecta lo que él siente por otros personajes femeninos como Ofelia, así delira: si su madre su madre está mal todas las mujeres del mundo están mal”, contextualiza nuestro entrevistado.


SER O SER ESA ES LA CUESTIÓN

“Me gusta mucho Shakespeare en el sentido que de que sus obras de teatro son como metáforas actuadas, pero solo mientras yo soy solo un actor, en Romeo y Julieta, ella es solo una actriz cuando toma el veneno, duda y se repite eso asimismo, en estos personajes como Hamlet se cuestionan eso antes de morir, yo trato de ser como un actor ya que en mi personalidad real me amo mucho a mi mismo, pero solo soy un intérprete, yo no soy Hamlet, no creo en los métodos que dicen que te metas a muerte en tus personajes, solo actúo como soy, el acto de actuar es algo que la audiencia tiene ver en ciertos momentos, pienso que el público se da cuenta que no quiero ser realista sino muy artista, ¿Ser o no ser? Le preguntamos, respondió: hay una razón, viene en tu mente, en Hamlet, la gente piensa que ves el reflejo de tu realidad, en una mano cuando lo ves actuar Hamlet es sí mismo, esta personalidad de Hamlet es como un espejo y nos miramos a nosotros mismo, eso es lo trascendente, es algo casi a algo estúpidamente demencial, nos afecta como seres humanos…es la frase más fundamento que he oído, y pensar que en que los seres humanos pueden responder, la pregunta es una verdadera paradoja por que la pregunta de ser o no ser es la respuesta: Ser o No ser..ja ja ja..(risas) “, apunta finalmente el histrión berlinés.