Home Letras Las leyendas y 4 tipos de interpretación

Las leyendas y 4 tipos de interpretación

San Luis Potosí, S.L.P.

0
2913

LEYENDAS

La diferencia entre un cuento y una leyenda será si el texto es verdadero o ficticio, cuando se cuenta una leyenda se establece un pacto de verdad entre el transmisor y receptor. La leyenda no tiene un principio formulístico, se ubica en un tiempo y espacio e identificado por el receptor. Una leyenda cuenta hechos naturales y sobrenaturales, puede hablar de distintos personajes y lo que se cuenta tiene que ser verosímil y  posible.

Las leyendas que se cuentan no sólo son parte de un pasado remoto, hay leyendas que se ubican y surgen de un tiempo moderno, las leyendas son breves y sólo tienen un episodio en el que cuentan todo lo que pasó.

Hay leyendas explicativas, las que nos explican el origen de elementos de la naturaleza, otras nos van a hablar del bien, del mal y de personajes de ultratumba, también hay leyendas religiosas esto es de premios, castigos con apariciones de santos de la Virgen, otras que son leyendas sobre personajes y aquí pueden ser personajes históricos o personajes que se han ido creando con el paso del tiempo.  Hay una gama muy amplia de leyendas como las regionales y las que nos hablan de todo el país las cuales tienen un valor identitario. Tiene otro elemento puede ser el refugio de relatos míticos desfuncionalizados que se conservan como elementos identitarios aunque no tengan funcionalidad porque la explicación ya no tiene sentido.

Los relatos del mundo prehispánico tienen su apoyo en el  mundo rural. En el ámbito urbano vamos a tener una estructuración de relatos que se situarán en un pasado lejano o sea en el mundo virreinal. La leyenda también se apoyará en elementos inmediatos como los animales salvajes, pertenecientes al mundo de las serpientes, gatos, perros, búhos. También se van a referir a las apariciones de duendes, chaneques, aluxes.

El santo, la divinidad, el personaje histórico, el personaje cotidiano, los relatos de un pasado remoto, la historia inmediata, la cotidianeidad  se van a registrar en forma de leyendas.

1. EL MUNDO RURAL Y EL REFERENTE PREHISPÁNICO

El referente prehispánico se mantiene con mayor facilidad por la presencia de un sustrato indígena. Las narraciones de referente prehispánico van a ser aplicables a la explicación de referentes geográficos como los montes, el río, las lagunas o las cuevas. La leyenda va a explicar la apariencia de los volcanes.

2. EL ÁMBITO URBANO Y VIRREINAL

La Mulata de Córdoba es una leyenda en la que se crea un personaje, se ubica en un tiempo y se la da un sentido mágico y las imágenes sagradas pueden ser aptas para esta leyenda.

3. EL TRASMUNDO Y LOS TESOROS

Se dice que hay tesoros escondidos en casas abandonadas y cuevas formados por monedas de oro y plata. La leyenda va a poder ser este relato verdadero que nos va a hablar del espacio de lo otro, de lo desconocido, que se asume como verdadero a partir de la presencia de lo cotidiano, de lo que es propio de esa comunidad.

4. LA MUJER Y LA LEYENDA

Las mujeres Xtabay son hermosas mujeres que atraen al viajero que por las noches va por los caminos. Estas mujeres se encuentran sentadas al pie de un árbol, especialmente una ceiba, y atraen al hombre con sus canciones; una vez que lo atraen, lo embrujan y lo seducen, y después lo destruyen con crueldad y al día siguiente lo único que se encuentra es el cadáver destrozado de este enamorado, con huellas de garras, mordidas de afilados colmillos y el pecho abierto. Son las Xtabay.

La Llorona se ha querido ver de muchas formas, desde la mujer indígena que casada, o sea que tiene relaciones con el español, que no se casa con ella y en venganza esta mujer mata a sus hijos. En otras, no se habla de cuál es el contexto ni racial ni social de la mujer, simplemente de que ha matado a sus hijos, y se relaciona habitualmente con el agua, corrientes de agua, depósitos, y cuentan que en las noches de lluvia se oye a esta mujer llorar y decir: “¡Ay, mis hijos! ¿Dónde están?” Porque esta mujer va a tener que penar perpetuamente por haber matado a sus hijos, hasta que los pueda encontrar.

NO COMMENTS