LA HISTORIA DE MAX HOFFMAN

La biblia redacta la historia de un niño llamado Lázaro  el cual había muerto pero había sido salvado por Jesucristo, su caso como dicen muchos de los fieles !fue un milagro!

Un caso similar fue el de Max Hoffman, que a tan sólo 5 años  fue declarado muerto a causa del cólera, velado y enterrado. Aquella noche, su mamá tuvo pesadillas, soñó que su hijo se movía dentro del ataúd, tratando de salir de él. La mujer dentro de su ataque de nervios le rogó a su marido para que abrieran la tumba de su hijo, pero este se negó, pues ¿quién iba a imaginar semejante barbaridad?

La noche siguiente,  la señora tuvo el mismo sueño y le suplicó a su marido que por favor fueran a abrir el ataúd , hasta que por fin su esposo aceptó.

En el momento de abrir el ataúd, cual fue su sorpresa que el cuerpo de Max estaba en una posición diferente al de como lo habían enterrado. Lo sacaron y se lo llevaron a casa.  El médico lo observó y se dio cuenta de un leve parpadeo. !MAX NUNCA ESTUVO MUERTO!

Tiempo después se recuperó y tuvo una larga vida.