EL ABUSO EMOCIONAL

La violencia que vive una mujer de parte de su pareja íntima ya sea como violencia física o agresión verbal tiene un impacto a nivel emocional en quien la sufre y en quien ha logrado recuperarse. De modo que se manifiestan dos aspectos: el abuso físico que actúa sobre el estado anímico y el abuso emocional directo, como los insultos verbales y la privación efectiva.

Nicarthy en 1986, realizó un estudio con mujeres que vivían violencia donde identificó que através  de la experiencia de éstas había diversos componentes del abuso emocional que describió como mecanismos a través de los cuales este abuso hacía su efecto.

Los componentes del abuso emocional son: degradación, temor, cosificación, privación, sobrecarga de responsabilidades y distorsión de la realidad subjetiva, se entrelazan de tal modo que conforman una red y esta imagen lleva el mensaje de que el abuso emocional es una trama de conductas y emocionales interrelacionadas y que , es difícil que una mujer atrapada en ella pueda distinguir.

Elena, una mujer de 28 años, casada y con 2 hijos menores de edad, un día se despertó con la necesidad de pedir ayuda, después de que la noche anterior su esposo llegara en estado de ebriedad y al intentar forzarla a tener relaciones sexuales ella se negara; el estalló y la aventó a la cama tomándola del cabello y apretándole el cuello. No se dio cuenta en que momento, su hijo de 4 años estaba aferrado a la pierna de su esposo golpeándolo desesperadamente para que la soltara. La imagen del niño tratando de defenderla, la hizo estremecer y fue cuando se dio cuenta que ese suceso jamás debería repetirse. 

Hasta que un día decidió pedir ayuda, en donde dijo: vengo a que me digan en que estoy mal porque no he podido en los años que llevo de casada lograr que mi esposo se sienta contento con lo que hago. 

Se sentía como un objeto incapaz de protestar, experimentaba sentimientos de vergüenza y culpa por no ser la persona que su esposo exigía, la privación a través del encierro y la falta de redes de apoyo social y familiar se entrelazaban. El temor, era otro de los factores que influía en ella, pues sentía ansiedad ante la amenaza de un ataque verbal o físico, la sobre carga de  responsabilidades era otro  de los componentes más difíciles  de reconocer, ya que el esposo la responsabilizaba por completo de la estabilidad de la pareja, el cuidado de los hijos y la función del hogar, sin ningún aporte  por parte de él. 

Después de tiempo, y ante esta situación y su decisión de pedir ayuda, se independizó y logró  poner un negocio junto a una amiga y llevó un proceso de divorcio que no fue nada fácil. 

El abuso emocional que experimenta la mujer que lo vive es un proceso sutil, casi invisible a través del cual sus componentes se entrelazan e intensifican otorgando el poder total a quien lo ejerce, impidiendo a la mujer escapar hasta que los efectos del daño producido se hacen visibles ante quien sufre el maltrato y a partir de ahí sea consciente de pedir ayuda y recuperarse.