¿Qué es la Bengala verde?

La pesadilla de la matanza de Tlatelolco (2 de octubre de 1968) comienza con tres bengalas: dos verdes y una roja. Esa monstruosa tarde los estudiantes en un mitin en la Plaza de las Tres Culturas cuando, de pronto, desde un helicóptero surcó los aires una bengala, un relámpago verde del que descendió la muerte. Tras ella, otras dos bengalas, una lanzada desde el templo de Santiago Tlatelolco, verde y una roja desde la cúspide de la torre de Relaciones Exteriores. Los paramilitares tenían orden de disparar a todo lo que se moviera y ellos también fueron sorprendidos por los francotiradores que se encontraban ubicados estratégicamente en los pisos y las azoteas de los multifamiliares aledaños a la plaza. El sonido ensordecedor del helicóptero se confundió con el de la metralla y decenas y centenares de estudiantes preparatorianos, niños de 16 y 17 años, cayeron muertos. Al día siguiente el área estaba limpia. Gustavo Díaz Ordaz había mandado a lavar todo. Hasta su culpa…

¿Qué pasó el día después? La Bengala Verde es la historia del exilio. Una historia polifónica, escrita con las voces de aquellos a los que el 2 de octubre de 1968 nadie, o muy pocos, quisieron escuchar. La historia del miedo que avanza por una doble vía: el miedo del poder político y económico al cambio, y el miedo de aquellos estudiantes que construían con valor y utopías el sueño democrático de un México libre de miedo y de desigualdad. Es la historia olvidada de aquellos que emigraron para escapar de la furia del gobierno, con la esperanza de regresar con nuevos bríos para acabar de transformar a este país. Y es su historia, la de aquellos que emigraron de manera forzada y se encontraron con el amor, allá en la soledad de esas tierras lejanas, acuchillados por la nostalgia.