Xochicalli Casa de Flores el Libro del Temazcal

     Ahora llamáis y dais voces a la madre de los dioses, que es la diosa de las medicinas y médicos, y es madre de todos nosotros, la cual se llama, Yoalticitl, la cual tiene poder y autoridad sobre los temazcales, que se llaman Xochicalli en el cual lugar esta diosa ve las cosas secretas y adereza las cosas desconcertadas en los cuerpos de los hombres y fortifica las cosas tiernas y blandas, en cuyas manos y en cuyo regazo, en cuyas espaldas ponéis y echáis esta vuestra piedra preciosa y esta vuestra pluma rica, y también lo que tiene un su vientre, es la merced que dios le ha dado, todas las cosas y solo él sabe lo que está en su vientre.

El temazcal, es un ejemplo de aquellas cosas de la tradición indígena que han sido revaloradas y que ha logrado volver a popularizarse, del náhuatl “Temaz” vapor y “Calli” casa, baño de vapor de la sabiduría ancestral mexica, este rito se practicaba aún antes de la fundación de la gran ciudad de Tenochtitlan, disfrutar de un baño tradicional de temazcal, con los fragantes perfumes de hierbas es altamente beneficioso y estimulante para el organismo, favoreciendo nuestra salud física y mental transformando las malas energías y mejorando nuestras relaciones sociales.

“Desde niño crecí en un ambiente alejado del centro histórico de la ciudad de México, en la delegación Iztacalco, para cuando yo tenía 5 años aún se podían observar las chinampas que constituían la única urbanización de los pueblos más alejados del centro de la hoy megalópolis, mi familia y los vecinos en Distrito Federal (DF) vimos con tristeza como la monstruosa mancha urbano destruyo a nuestros pueblos y sus tradiciones”.

En tiempos recientes los movimientos de la llamada “Nueva mexicanidad” y el “New Age” se han ido popularizando a pesar de su delirante sentido de la identidad, ambigüedad, etereogenealidad y eclecticismo, muchos aspectos de la tradición indígena han sido explorados por la población mestiza mexicana que se ha empeñado en actualizar antiguas tradiciones y conocimientos ancestrales concernientes a la espiritualidad, el misticismo y la medicina tradicional, el temazcal es uno de esos fenómenos, pero hay que considerar la carga cultural que contiene, nos explica el autor del libro.

Durante toda su infancia y juventud en los años 50’s Pimentel Díaz vivió rodeado de misticismo indígena en su pueblo capitalino, allá por el pueblo de Mixuca ( palabra que significa mujeres) recuerda casas en donde aún se conservaba el baño de temazcal familiar y las ocasiones especiales se celebraban con baños de vapor a la más pura tradición indígena, lamentablemente con el paso de los años la tradición desparecido casi por competo no solo en México, sino en EEUU y Canadá en donde indios originales como los “Hopi” en Nuevo México fueron proscritos de practicarlos, aquí en México fue más bien una cuestión de pérdida de valores y tradiciones familiares las construcciones se “modernizaron” ignorando el baño de vapor, que fue habilitado como cuarto o recamara, apunta, por las nuevas generaciones de miembros de estas comunidades.

 En México existen numerosos vestigios de construcción de baños pre-hispánicos, un ejemplo de estos son unos baños en el bosque de Chapultepec, de los cuales quedan restos consistentes, en una edificación del siglo XV obra adjudicada a Nezahualcoyotl.

Estos baños fueron construidos para Moctezuma Ilhuicamina, se trata de una obra hidráulica compleja modificada en su forma y profundidad atreves del tiempo, actualmente un estanque de esta ha sido restaurado y abierto al público en Noviembre de 2010, es un contenedor de mampostería a manera de alberca, que se sabe fue ocupada como sitio de placer y para cultivar peces exóticos por los gobernadores Mexicas, Moctezuma descansaba en este temazcal , meditando ante la naturaleza y el cosmos en concordancia con la concepción religiosa mexica.

Por Carlos Álvarez Gallegos