Los Niños juegan en el jardín

San Luis Potosí, S.L.P.

0
2101

 Los Niños juegan en el jardín

    Esto no es una leyenda, es una historia que sucedió en San Luis Potosí,  lo que nos contó una seguidora de la revista,  a quien llamaremos Mónica.

Horror Swing GIF - Find & Share on GIPHY

Mónica nos narra “En el año 1985,  compramos mi esposo y yo una casa, el lugar era muy bonito rodeado de arboles, aun no estaba tan poblado como ahora, nosotros no tenemos hijos, pero no por que no quisiéramos, es solo que no nos toco ser padres, bueno nos instalamos en nuestra casa, la recuerdo pintada de blanco con la cornisa de color rojo, en el frente del jardín plante 3 rosales rojos para que combinaran con ella, veíamos a algunos niños de nuestros vecinos jugar con futbol el la calle en pedrada, cuando los niños aun salían a jugar, un día a alguno de nuestros vecinos volaron el balón a nuestro patio, pero no fueron por el, creían que Juan era muy enojón, le tenían miedo a mi esposo, así que ahí se quedo varios días, mi esposo lo metió a la casa; recuerdo lo dejo junto a la puerta, nos fuimos a dormir, justo a las 3 de la mañana, escuchamos el balón sonar, como si jugaran con el dentro de la casa, claro que nos asustamos pues vivíamos solos, como te comente no tenemos hijos, corrimos a la sala, Juan hasta la pistola llevaba en la mano, para nuestra sorpresa, no había nadie en la sala y el balón aun se movía, revisamos toda la casa, no había ninguna puerta o ventana abierta, ya que era invierno, no supimos que pasaba, nos fuimos a dormir, así por 4 días hasta que mi marido saco el balón al jardín, la sorpresa que nos llevamos fue que el balón continuaba moviéndose como si alguien jugara, lo vimos desde la ventana una noche, pero no había nadie aparentemente; fue hasta una tarde que llego mi hermana con mi sobrina en aquel tiempo de 4 años, ya era verano, estábamos en el jardín tomando te, mi sobrina corría de un lado a otro y gritaba no me atrapan, no le dimos importancia, así juegan muchos niños tienen una gran imaginación, le ofrecimos una galleta a María mi sobrina, pero ella nos pidió 2 mas, para sus amiguitos, siguiendo su fantasía le dimos las galletas las coloco en 3 platos y se sentó en el pasto, nos reíamos pero la risa paro cuando vimos que los platos se movían como si alguien los sostuviera en el aire, mi hermana corrió y jalo a su hija, mi sobrina lloraba dijo que habíamos asustado a sus amiguitos, pero la asustadas éramos nosotras. Por supuesto que quería saber quienes eran los “amiguitos”, así que busque una vidente, y la lleve a la casa, ella nos dijo que efectivamente había 2 niños, que no sabían que estaban muertos, ella hablo con uno de ellos, el mas grandecito que dijo tener 5 años y su hermanita 3, que pasaban por cerca de mi casa cuando se accidentaron y no volvieron a ver a sus padres, pensaron que los abandonaron, estaban asustados y se escondían entre los arboles, vivían ahí hasta que entraron a la casa y vieron que no había niños pero nos veían como sus papas, eso fue muy fuerte para mi, por que nunca pude tener hijos, le pregunte a la vidente que debía hacer y me dijo que podía ayudarlos a irse, pero que ellos no querían, entonces decidí adoptarlos, pensaran que estoy loca, pero me hacia falta compartir mi amor maternal, comencé a comprar juguetes y dejarlos por ahí, después aparecían en otro lado, algunos en el jardín, incluso colocamos un columpio en el árbol del patio trasero, por las noches lo veíamos moverse, dentro de la casa se escuchaban pasitos, el piso es de madera, incluso cuando salíamos abríamos las puertas traseras del coche y les decíamos suban niños, nunca los vi, pero si escuchaba sus risas, fue hasta el 2010 que mi esposo falleció que ya no los siento, los juguetes dejaron de moverse, pienso que están con mi esposo, que él no esta solo y que algún día veré a mis niños, cuando Dios me llame a su puerta”.