¡Los rudos, los rudos, los rudos!

El tradicional grito que estruendosamente hace crecer la emoción del evento en el cual grandes atletas y gladiadores del cuadrilátero están dispuestos a hacer hervir la pasión de los amantes de este espectáculo.