Home Cultura CEREMONIA WIXARIKA DEL TAMBOR Y EL ELOTE

CEREMONIA WIXARIKA DEL TAMBOR Y EL ELOTE

MEZQUITIC, JALISCO MEXICO

0
49

YUIMAKWARA TRADICIÓN ANCESTRAL VIVA

    El amor por la naturaleza, el respeto por la tierra y sus frutos, la cosmovisión de un ciclo constante: nacimiento – vida – muerte, la veneración a la familia, a sus tradiciones ancestrales están claramente representadas en la ceremonia del pueblo Wixárika del tambor y el maíz mejor conocida como “Yuimakwara” que sucede entre fines de octubre y principios de Noviembre según la tradición.

Via celular con video llamada, entrevistamos al Marakame Wirrarika Francisco Muñoz Arellano originario de “Popotita” población localizada en lo más alto de la Sierra Madre Occidental en el municipio de Mezquitic Jalisco quien nos explica que el centro de esta fiesta son los niños que deben de realizarla desde que nacen hasta los 5 años “En tanto los niños suenan las sonajas ceremoniales los adultos los acompañamos con el tambor…” explica.

Pareciera que algo tan simple y banal para la mente contaminada del hombre “Civilizado” carece de importancia pero no “Es un viaje spiritual que  prepara alos infantes Wixarika para próximas peregrinaciones hacia la tierra sagrada del Venado Azul “Wirikuta” en Real de 14 San Luis Potosi, de donde usted es originario Carlos, es algo muy profundo y trascendental, es por así decirlo como un kínder de conocimiento shamanico” sostiene,

En su comunidad de apenas 145 habitantes, no existe el COVID 19 la vida parece haberse detenido sin los ajetreos del mundo “Moderno y barbárico” cuyo dios principal es el dinero… ”Cantamos todo un viernes, los adultos en ayuno total y los niños leve atole o tejuino sagrado, es importante recalcar que quienes así lo desean pueden comer el “Hikuri” o carne de Kayumari, hay libertad, igualdad y fraternidad, el alcohol queda descartado por completo”. Señala.

Ya entrada la noche los asistentes a la celebración bendicen los elotes, en todo el trance hay sonidos constantes de tambores y de sonajas “Nosotros tenemos unos 30 niños en nuestra comunidad, quienes deben ser integrados a las tradiciones, hay elementos importantes como las “Muiweris” (plumas de águila) y los “Tzikuris” u “Ojos de Dios” que indican a este pueblo el camino a seguir en el cielo y en la Tierra”.

En comunidades más grandes hay sacrificio de Vacas y se ofrenda la sangre en jícaras a las deidades de la noche, los cantos del marakame ponen los cabellos de punta, sus sonidos traspasan el alma, desnudando al neófito de sus argumentos y miedos propios de seres automatizados por el horror cotidiano y su cárcel mental, por eso los Wixarikas se alejan de la gente común, no es una fiesta turística ni mucho menos, se trata de algo muy limpio, cuya finalidad es la de aprender a compartir entre unos y otros.

Para finalizar el Marakame Francisco, a quien conozco ya desde hace años me indica que este 2020 la fiesta se llevará cabo los días 5 y 6 de Noviembre. Me invita “Tú si puedes venir” pero limitado por la invalidez creada por la pandemia dudo y mejor le agradezco el gesto, solo soy un mortal más expuesto el terror de un virus y su infodemia que ya ha cobrado la vida de varios amigos y vecinos míos, veo con tristeza mis limites superfluos, el miedo a la muerte, le ofrezco respeto, también saludos, “Mejor acá los espero después a finales de Noviembre para realizar la ceremonia de hikiuri que me prometieron en Wadley” – “De acuerdo Carlos… nos vemos en el desierto de San Luis Potosí. Buen Camino, abrazos”.

NO COMMENTS