Como bien apunta John Zorn ” La música se escribe sola, basta con no interponerse”, es así como bajo esta pauta el percusionista Miguel Cruz inauguró esta sexta edición del Festival Internacional de jazz Jorge Martínez Zapata.

En esta noche no solo fue testigo el centenario Coloso de Villerías sino tambien un activo público que transitaron de forma conjuntas por estas lides de un consistente y efusivo jazz latino..

Ya que gracias a la naturaleza colectiva de la banda: Gustavo Nandayapan en la batería, Marco Milagres en el bajo, Alex Guardiola en la trompeta, Diego Franco en el saxofón, Francisco Cruz en el piano y Miguel Cruz en las percusiones, aunado a un público que fue testigo de estas confluencias musicales, en donde se dio esta bulliciosa y candente descarga de las pulsaciones de este colofón musical como es la timba, la música tradicional no solo africana, puertorriqueña y también brasileña, como también matices de la rumba o todos estos istmos musicales que la conforman, eso si, sin dejar de lado esta pulsación que es el jazz. 

Al ofrecer en esta noche un extraordinario repertorio integrado por piezas de Samuel Torres ( Crazy Montuno y Macondo),  -Sentimental Chá- de Gian Carlo Antunez, -Cadé jodo- de Guillerme Ribeiro, -Somos novios- de Armando Manzanero, – Tres por cabeza- de Alain Pérez, – Notas de la Habana- de Iván Melón Lewis y -Camino del Oso- de Alain Pérez.

Cabalmente cumplieron con esta premisa del festival que ha sido versionar una obra del homenajeado, siendo en esta ocasión – La persuasiva-.

En cuanto a su acercamiento al maestro Jorge Martínez Zapata comento que en el 2003 tuvo la oportunidad de conocerlo y a partir de esto conocer su música, su legado y todo esto del movimiento con grandes jazzistas como Enrique Nery, contemporáneos a él, y una infinidad de músicos que él hizo realmente el movimiento jazzístico en San Luis Potosí.

A partir de todo esto ha tenido la amistad con Samuel Martínez Herrera y de varios músicos de San Luis Potosí.

“He sido fan del maestro, es muy difícil y a veces es muy complicado tener este tipo de festivales, y más que lleven el nombre de alguien, y más de la tierra, desgraciadamente no sé lo que pasa en el país y a lo mejor en otros parte del mundo están bien. De ahí que nadie es profeta en su propia tierra y me da mucho gusto que él maestro si lo sea, y espero que las nuevas generaciones lo sigan apoyando y haciendo por su música, por sus arreglos, y haciendo esta bella fusión que tiene el huasteco y el jazz”.

De ahí que agradece que el festival brinde esa oportunidad de traer el mundo a San Luis o que el mundo venga a San Luis, así como la gente siga aportando y que no siempre suceden las cosas que a veces suceden del -haber si el año que entra-, no, eso no puede ser, tiene que ser siempre y posiblemente un movimiento musical todo el año, porque hay gran material y hay grandes músicos en San Luis Potosí”.

En cuanto a referir a jazz mexicano comento ” Etiquetarlo no, más bien hay conceptos musicales, hay proyectos musicales que si llevan el nombre de México por su música y su instrumentación. Para mí este proyecto que tenemos es un jazz más latino del mundo, de América, en general, también tenemos la intención de incurrir más en los arreglos de la tradición mexicana, la tradición africana, pero aun así también requiere de una sonoridad y no solo es hacer el arreglo por la melodía, sino también los colores se dan por los instrumentación. Pero bueno es una búsqueda que yo hago para poder darle su lugar a México, somos de aquí,  entonces hay que tocar las cosas de aquí”.

Para finalizar esta amena charla con el percusionista y maestro, destacó que “hay que llenar a la gente de arte y de cultura, ya que es la única arma que puede cambiar la vida de un país. Ya que no hay que olvidar que el jazz es incluyente”.

Pueden checar más información, música, proyectos alternos de los de quienes integran este combo a través de sus redes sociales.