A 31 AÑOS DEL “SABADO NEGRO” EN LA HISTORIA DEL ROCK MEXICANO

Un día como hoy hace ya 31 años la capital potosina ingresaba a las grandes ligas de los super conciertos masivos de rock con la presentación de la legendaria banda de “Hard rock” originaria de Birmingham Reino Unido, Black Sabbath, sorpresivamente para propios y extraños la agrupación inglesa tras haber finalizado su gira 1989 por Japón, de regreso a Norte América logró amarrar varias fechas en territorio mexicano, una de ellas en la tierra que me vio nacer. El mal logrado concierto ya había sido cancelado en Guadalajara y en León donde el fundamentalismo católico o sea mismo diablo en sotana se sintió amenazado.

28 de Octubre de 1989 la UNESCO (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y La Cultura) declara a la ciudad de Guanajuato como patrimonio universal de la humanidad, trabajaba yo como enviado en la edición número XVII del Festival Internacional Cervantino (FIC) por lo que al enterarme de que la banda británica que ha vendido más de 75 millones de discos en todo el planeta tocaría en el antiguo estadio de fut-bol “Plan de San Luis” en avenida Mariano Jiménez, mis sentimientos fueron encontrados, pero feliz porque mis amigos iban a disfrutar a lo grande.

Gracias a que la promotora del evento se contacto con el presidente de la Federación Universitaria Potosina (FUP) Armando Acosta y con el apoyo del ex rector Alfonso Lastras Ramírez se logró la obtención de los permisos de última hora  con el Ayuntamiento capitalino encabezado por Guillermo Pizzuto Zamanillo, en el gobierno estatal estaba Leopoldino Ortiz Santos y su secretario era Juan Ramiro Robledo Ruiz. ¡Hay que tiempos Sr. Don Simón! Diría Joaquín Pardavé en la película dirigida por Julio Bracho en 1941. Todo estaba listo para los fans mexicanos era un sueño inimaginable convertido en realidad.

Si bien en ese entonces la banda cuyo líder  Ozzy Ousbourne  había sido despedido hacia un par de años no estaba en su mejor momento y aún que sus integrantes eran entonces Tony Martin en las vocales, Cozy Powell batería, Geoff Nichols en los teclados y el super guitarrista Tommy Iommi como cabeza principal y que con su albúm “Headless Cross” (Cruz sin cabeza) aún así representaba un plato fuerte para la banda nacional, los boletos se vendieron como pan caliente en la ciudad de México en las discotecas “Zorba”, “Sound” y “Aquarious”  zona rosa especializadas en la música que sin duda cambio la vida del planeta tierra para siempre.

Con una mezcla de ingenuidad, ignorancia y avaricia las autoridades locales del pasado dijeron “si” al concierto…cuenta la leyenda que desde el jueves comenzaron a llegar al Hotel María Dolores los integrantes de la banda, varios de mis amigos asistieron a la conferencia de prensa y hasta se emborracharon con Black Sabbath entre otros mi estimado Gabriel Garibi ex baterista de “Jeremias” y “Backgammon” Bandas locales y  quien me comentó que al guitarrista Tommy Iommi se le pasaron los caballitos de tequila y lo tuvieron que cargar noqueado a su habitación…la expectación iba en crescendo.

Para el viernes 27 la central de autobuses norte y la estación del tren FNM de la CDMX estaba llena de “greñudos” muchos se aventaron de “raid” a la tierra del mezcal y del peyote, hordas de jóvenes vieron a San Luis Potosí como la meca del “heavy metal” y jalaron para acá, todo parecía transcurrir normalmente, sin embargo los jerarcas de la  Iglesia  Católica en México comenzaron a hacer llamadas a los palacios de gobierno y municipal potosinos advirtiendo que “Black Sabbath era una banda satánica de perversos  drogadictos y violadores de niñas además pederastas” por lo que horas antes del show se corrió el rumor de la cancelación. Sin embargo queda la duda que paso pues según el propio guitarrista Tommy Iommi declaró a la prensa inglesa que ellos decidieron cancelar el concierto porque el estadio potosino casa de los “Santos” y del “Atlético Potosino” carecía de toda medida de seguridad. Tras el anuncio de la cancelación del concierto hubo represión policiaca y violencia, destrozos en comercios, la calle Hidalgo cerró, hubo además actos vandálicos en el centro histórico, entonces sí “se soltó el diablo” “Hay nanita sálvense quien pueda esos mugrosos greñudos motorolos andan como locos” murmuraban las ancianitas al salir de las iglesias. Queda para el anecdotario del rock mundial hasta los mismos integrantes del Black Sabbath recuerdan que en el mundo hay un lugar llamado San Luis Potosí donde les prohibieron tocar su música.