Este día fue una buena excusa para reunir a todos los que les gusta esta particular forma de cantar e interpretar de Enrique Ocaña, o como él mismo diría, echando rumbita.

El punto de encuentro fue el Caballo de Cartón, que se encuentra al sur-poniente de esta capital potosina.  Un foro que se transformó en un encuentro de amigos y celebrar su visita.

En esta noche, el cantante veracruzano pero avecindado en Querétaro compartió canciones a mares y con mucho corazón, que sin más tocan,  gracias también a la complicidad de su compañero musical, el excelente guitarrista Beto Gómez.

Un magnífico intérprete que tiene esta particularidad de que se emociona, lo disfruta y por consiguiente, lo comparte, de ahi que las canciones interpretadas y también de lo que será su próximo disco ” la república del son”, se vuelven parte  de este anecdotario compartido con cada uno de los asistentes.

Como fueron algunas de estas canciones: – Dulce capricho- del David Haro, – Que me lleve la tristeza- de Marcial Alejandro, – Veinte años- de Álvaro Carrillo, – El lugar de ser feliz-de – Amar amares-, ambas de Darīo Parga;- Enteramente para ti- de Rafael Mendoza, – Aguamarina- de David Haro.

Como lo confirma Ocaña que sus visitas a San Luis no es solo para visitar a los amigos, los compadres , sino también para recordar que en San Luis Potosí nace su primer disco “Amar amares”, el cual fue un disco complicado por el tiempo.

“Pero aun así fue un disco muy bonito porque compartí con gente que admiro muchísimo, con los cantautores Darío Parga, Fernando Carrillo, José Antonio Parga y siempre es vitalizante venir a San Luis Potosí”.

En cuanto a la relevancia de la canción actual destaca que  ” la importancia de la canción es todo el tiempo, pero lo importante es siempre dar un buen mensaje. La canción y la música siempre va a ser importante en la vida de todo ser humano”.

” La importancia que yo le doy a la música y a las canciones de los compositores mexicanos es darle este tiempo mío de cantar, aunque me definó más como cantante o sonero; para mí siempre es un honor que mis amigos me brinden sus canciones, en este caso estamos preparando un CD que va a llamar – República del Son-. 

Una República del Son que esta en 6/8,  que se baila pero también se zapatea un poquito. Un disco en donde se están haciendo sones, “pero más hacia el son jarocho y sin que sea purista,  sino más bien que hablen sobre la negritud. Además, que se busca llegar a nuevos públicos”.

En esta noche se interpretaron algunas canciones de este próximo trabajo discográfico, en esta ocasión fue  bajo este toque más íntimo.

Un proyecto musical en donde Ocaña busca salirse de esta comodidad a pesar de que se siente muy bien y le encanta la música afrocubana, que es lo que más le apasiona.

A pesar de tener discos de boleros, de sones, al comentar que “ya me faltaban estos sones que son para otro público, con el cual he tenido contacto de muchos años; me he acercado un poco más, he aprendido de ellos, es algo que a mí me cuesta muchísimo cantar; hay canciones que no me quedan muy cómodas, pero precisamente es eso, que quiero arriesgar siempre y dirigir mi trabajo hacia otro sector, otro público que se junta en esta cuestión de los fandangos y, es un público muy grande”.

Acota: “Queremos llegar con letras inéditas, obviamente mexicanas”, de compositores como: Rodolfo Haro, Gustavo López, Gerardo Peña, Lalo Merodio, Zenén Zeferino, Darío Parga,  de su autoría y otros más.

Es consciente que es un disco que les va a gustar, “porque siempre estamos cuidando esta forma de decir las cosas bajo esta poética”.

Un proyecto integrado por Roberto Gómez en las guitarras, Armando Jiménez Renteria en las percusiones que son la parte medular de Son de Arena, más los amigos musicales que se van integrando.

Aún cuando no hay una fecha para su presentación, comenta el sonero veracruzano que será editado en formato físico a través del CD, sin  hacer desdén a lo electrónico.

Su música de encuentra en Youtube como Enrique Ocaña o en su página: Carpintero soy, en donde podrás encontrar todos sus discos,  como presentaciones en vivo,  esta parte poco conocida como son las presentaciones con orquestas, como cosas que ha hecho para televisión.

Un agradecimiento a Julio Parga y su equipo de el Caballo de Cartón, como al mismísimo Enrique Ocaña por el estar y el compartir esta manifestación de vida.