Contra viento y marea, un año más de perseverancia, constancia a pesar de esta incertidumbre que incide en esta escena metalera. Se festejaron los ocho años de este foro internacional del Bunker. Sala de Concierto.

Para esta ocasión, mas que festejarse fue conmemorarlo de la mejor manera, como es con un explosivo concierto, que en este especial día se tuvo la presencia internacional de la grandiosa banda canadiense de Skull Fist y por primera vez en tierras potosinas, el thrash colombiano de Perpetual Warface.

Abrió esta mórbida fiesta, con una de las bandas más representativas actualmente de thrash metal potosino, Arxenal que en conjunción con la banda de heavy/speed metal, Over Reach, fueron las ganadoras de ser parte de esta gran fiestota metalera bajo las ordenes de Don Morbid (José Luis Sandoval), quienes ofrecieron no solo un buen show, sino una buena consonancia musical y dejar con buen sabor de boca del metal que se esta haciendo actualmente.

Arxenal

Over Reach

Pareciera ser que sería el granito negro en el arroz,  pero no fue así, gracias a la congruencia con un punk directo entre el decir y el hacer de los Kraneos Rotos, que sin más incidieron en armar este estrujante y energético Mosh pit, indudablemente es un sello de la casa.

Kraneos Rotos

Creo que este comentario de un gustoso de la vieja guardia del metal, describe puntualmente la primera visita que se vio refleja en la buena recepción tanto de la banda potosina como de otros lares como Zacatecas, Guanajuato, Querétaro y otras más a la propuesta de un thrash metal colombiano de Perpetual Warface, al comentar que lo mejor de esta noche fue la presencia de la banda por ser muy pulcro que hace mucho no escuchaba, como también reconoce lo presentado por Skull Fist.

Perpetual Warface

No solo es una de las bandas de casa, sino una de las entrañables bandas que han sido parte sustancial de esta historia de este foro,  Voltax, quienes confirman con esta premisa de que “Voltax es Heavy Metal, tan puro tan pesado como pueda ser tocado, no más, no menos…”, pero ahora yo le apuntaría estos indicios de speed metal de Voltax, aun así, otra de las particularidades de esta internacional banda es esta entrega en el escenario, al compartir esta explosividad y esta fuerza descomunal no solo en los riffs de guitarra sino este acompañamiento y puntualizada por esta potente voz, para quedar registrada en un set contundente que recorrió toda su discografía. El cual fue agradecido con los aplausos de sus seguidores que van en aumento.

Para cerrar con broche de oro esta noche mórbida metalera, con la presencia de la banda canadiense de heavy metal clásico, Skull Fist que en su segunda visita volvió a reventar el Bunker, no solo por esta calidad musical, gracias a su velocidad, voces al límite de los agudos y que sin más nos remite a estos sonidos ochentosos, sino también a esa energía compartida en el escenario y por consiguiente, esta empatía pura, al notarse en ambos lados, este pleno disfrute que sin mas creo esta conexión con sus seguidores, quienes cantaron, corearon y  no solo lo hacían en los intermedios de cada canción los incitaban con su ¡Ole, ole Skull, Skull!, sino fue desde antes de entrar, alentada desde el escenario, para ser replicada por uno de los guitarristas de esta banda canadiense. 

Unos sorprendidos Skull Fist que comentaron estar muy agradecidos por esta recepción y no ser olvidados, además de ser una de las mejores venues que han estado y que indudablemente volverán las veces que sean.

Una banda que alargó esta noche, al salir para tomarse las respectivas fotos y autógrafos, así como compartir comentarios con sus seguidores.


Un profundis silencio que fue ahora mitigado no solo por aquella pregunta hecha el años pasado de una hipotética respuesta, simplemente ha quedado lejana no solo esta fraternidad  sino esta solidaridad entre géneros, quizás ahora si sea una utopía en toda la extensión  de la palabra, mas no así un sueño guajiro, diría yo.

Pero aun así, el metal seguirá sacudiéndose en su propia… Solamente resta decir, muchos años de vida al Bunker. Sala de Conciertos y su equipo de trabajo.